Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 37. Núm. 8.
Páginas 503-509 (Noviembre 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3526
Vol. 37. Núm. 8.
Páginas 503-509 (Noviembre 2013)
Original
DOI: 10.1016/j.medin.2012.08.013
Acceso a texto completo
Análisis de legibilidad de consentimientos informados en cuidados intensivos
Analysis of informed consent readibility in intensive care
Visitas
3526
M.R. Ramírez-Puerta??
Autor para correspondencia
rorapu@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, R. Fernández-Fernández, J.C. Frías-Pareja, M.E. Yuste-Ossorio, S. Narbona-Galdó, L. Peñas-Maldonado
Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario San Cecilio, Granada, España
Este artículo ha recibido
3526
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Tabla 1. Índice Fernández-Huerta
Tabla 2. Escala INFLESZ
Tabla 3. CI de la UCI del Hospital Clínico
Tabla 4. CI del Sistema Andaluz de Salud
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Analizar la legibilidad de los documentos de consentimiento informado (CI) utilizados en una unidad de cuidados intensivos y en el Sistema Andaluz de Salud (SAS).

Diseño

Estudio descriptivo.

Ámbito

Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital terciario y Sistema Andaluz de Salud.

Intervenciones

Revisión y análisis de los 14 modelos de CI existentes en la Unidad de Cuidados Intensivos y otros 14 modelos de CI ofertados por el Servicio Andaluz de Salud, usando los siguientes índices de legibilidad: Flesch, Complejidad oracional, LEGIN, Fernández-Huerta, Szigriszt e INFLESZ.

Resultados

Veinticuatro consentimientos (85,7%) no cumplen alguno de los índices y 3 (10,7%) no cumplen ninguno. Hay 4 documentos (14,3%) que cumplen todos los índices analizados y, por tanto, resultan fáciles de comprender. El Índice de Flesch: se cumple en uno de los consentimientos del Hospital (7,1%) y 3 del SAS (21,4%). Índice de Complejidad oracional: se cumple en 11 de los consentimientos del hospital (78,6%) y en 13 del SAS (92,8%). Índice de Fernández-Huerta: se cumple en 4 consentimientos del hospital (28,6%) y en 13 del SAS (92,8%). Índice de Szigriszt: se cumple en 2 consentimientos del Hospital (14,3%) y en 11 de los del SAS (64,3%). Índice de INFLESZ: se cumple en 2 CI del hospital (14,3%) y en 10 del SAS (71,4%).

Conclusiones

Los documentos analizados resultan, en general, difíciles de leer y de comprender para el ciudadano medio, no cumpliendo el objetivo básico para el que fueron redactados.

Palabras clave:
Legibilidad
Consentimiento informado
Medicina intensiva
Abstract
Objective

To analyze the readability of informed consent documents (IC) used in an intensive care department and in the Andalusian Healthcare System (AHS).

Design

A descriptive study was carried out.

Scope

The Intensive Care Unit of a tertiary Hospital, and the AHS.

Interventions

A review and analysis was made of the existing 14 IC models in the Intensive Care Unit and of another 14 IC models offered by the AHS, using the following readability scores: Flesch, Sentence complexity, LEGIN, Fernández-Huerta, Szigriszt and INFLESZ.

Results

Twenty-four IC (85.7%) failed to satisfy some of the indexes, while three (10.7%) did not satisfy any of them. Four documents (14.3%) satisfied all the indexes analyzed, and therefore are easy to understand. Flesch score: satisfied by one of the ICU IC (7.1%) and by three of the AHS documents (21.4%). Sentence complexity score: satisfied by 11 of the ICU IC (78.6%) and by 13 of the AHS documents (92.8%). Fernández-Huerta score: satisfied by four of the ICU IC (28.6%) and by 13 of the AHS documents (92.8%). Szigriszt score: satisfied by two of the ICU IC (14.3%) and by 11 of the AHS documents (64.3%). INFLESZ score: satisfied by two of the ICU IC (14.3%) and by 10 of the AHS documents (71.4%).

Conclusions

The documents analyzed are generally difficult to read and understand by most people, and do not satisfy the basic purpose for which they were drafted.

Keywords:
Readability
Informed consent
Intensive care medicine
Texto completo
Introducción

La relación médico-paciente ha sufrido un cambio progresivo en los últimos años, pasando del clásico paternalismo basado en la beneficencia, donde el médico adoptaba todas las resoluciones, a una nueva situación en la que se reconoce al paciente el derecho de autonomía.

En este sentido, los sistemas sanitarios han comenzado a defender la participación del paciente en su proceso clínico. En la legislación de países desarrollados, la información médica que inicia dicho proceso queda recogida como un derecho. En España, se enuncia en el artículo 10, Ley General de Sanidad de 19861, donde el médico tiene la obligación de informar y obtener el consentimiento para determinadas decisiones. Y posteriormente, en la Ley Básica reguladora de la autonomía del paciente, y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica 41/20022, que establece las opciones que puede tener la información clínica, adoptando como principio general el respeto al criterio del paciente.

En el orden ético3 el paciente tiene derecho a ser informado de cualquier procedimiento diagnóstico, terapéutico, alternativas, riesgos y beneficios, pues la información ayudará en la toma de decisiones. También desde el orden legal4 tendrá derecho a una información adecuada, pues de no cumplimentarse se podrían considerar procesos clínicos incompletos y sin validez.

Fruto de este nuevo concepto de relación médico-paciente surge el consentimiento informado (CI), definido así por el Colegio de Médicos Americanos (1984): «consiste en la explicación a un paciente atento y moralmente competente, de la naturaleza de su enfermedad, así como del balance entre los efectos de la misma y los riesgos y beneficios de los procedimientos terapéuticos recomendados»5.

En el artículo 3, de la Ley 41/20022, el CI se define como: «La conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud».

En las unidades de cuidados intensivos confluyen una serie de circunstancias que dificultan estos derechos6, son factores debidos a la enfermedad, como el dolor, la medicación, el estrés, y factores externos como la falta de intimidad, la pérdida de la noción del tiempo o la soledad; estos elementos pueden afectar la competencia del enfermo7 y la de sus familiares8. Por tanto, aun cuando el CI se obtenga en condiciones óptimas, su valor ético sigue siendo cuestionable.

De todo lo expuesto anteriormente, se infiere la gran utilidad de conocer si la información ofrecida por el personal sanitario es comprendida y asimilada por sus destinatarios. En el estudio llevado a cabo por Solsona et al.9 concluyeron que un 50% de los pacientes no entendió la información facilitada.

Esta situación puede empeorar cuando a dicha información se añade un consentimiento informado escrito; para saber si es comprensible habrá que conocer su legibilidad. La legibilidad según Alliende10 «es el conjunto de características de los textos que favorecen o dificultan una comunicación más o menos eficaz entre ellos y los lectores».

El análisis de legibilidad de los textos usa fórmulas matemáticas para evaluar la dificultad de lectura y comprensión, partiendo de la hipótesis de que un texto es tanto más fácil de leer cuanto más cortas sean sus palabras y frases.

Existe la percepción de que el nivel de comprensión de la información médica es bajo, con métodos de comunicación deficientes. Por ello, el objetivo de este trabajo es analizar si los CI utilizados en Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de Granada de tercer nivel, y los ofertados por el Sistema Sanitario Andaluz, cumplen los requisitos de proporcionar información comprensible.

Materiales y método

Se revisaron todos los documentos de CI utilizados en cuidados intensivos del Hospital Clínico (redactados por personal de dicha unidad) un total de 14 formularios: inserción de catéter de hemofiltración/diálisis, ecocardiografía transesofágica, estudio electrofisiológico, ergometría con isótopos, isótopos con estrés, gastrostomía endocóspica percutánea, marcapasos definitivo, marcapasos provisional, pericardiocentesis, plasmaféresis, hemofiltración, traqueotomía reglada, venografía, y ventilación en decúbito prono.

También se revisaron los documentos de CI que, desde el año 2009, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) pone a disposición de los profesionales, http://juntadeandalucia.es/temas/salud/derechos/consentimiento.html. Al no constar la especialidad de Medicina Intensiva, fueron seleccionados CI de otras especialidades (Neumología, Anestesia, entre otras) que realizan técnicas comunes, optando por 14 documentos: fibrobroncoscopia; fibrinólisis intrapleural; ventilación mecánica no invasiva; toracocentesis; gastrostomía endoscópica percutánea; paracentesis; tratamiento con nebulización; hemotransfusión; hemodiálisis; inserción de vía central; traqueotomía reglada; pericardiocentesis; ergometría; marcapasos.

Cada documento fue escaneado y convertido a archivo de texto (formato Word), evaluándose únicamente la legibilidad de la parte del CI donde estaba la información del procedimiento y complicaciones. Se prepararon los textos según recomienda la bibliografía11,12, suprimiendo signos de puntuación, apartados, abreviaturas, palabras entre guiones, paréntesis y comillas, así como palabras difíciles de interpretar por el procesador. Finalmente se revisó con el corrector ortográfico.

La aplicación de fórmulas de legibilidad ya no se realiza manualmente; existen diferentes aplicaciones. La medición con análisis informático del Índice de Flesch (IF) puede sustituir con fiabilidad el análisis manual13.

En este estudio se usó el programa Corel WordPerfect 9, en versión para Windows; a través de la utilidad «Grammatik» que realiza análisis sintácticos y gramaticales, proporcionando los siguientes índices:

  • IF14: relaciona la dificultad del texto y longitud de las palabras y frases. Las puntuaciones pueden estar entre, 0-100 (legibilidad mínima-legibilidad máxima).

  • Índice de complejidad oracional (ICO): analiza la legibilidad del texto en función del número de frases coordinadas y subordinadas. Sus valores oscilan entre, 0-100 (legibilidad mínima-legibilidad máxima).

  • LEGIN: calculado mediante los índices anteriores. Sus valores oscilan entre 0-200 (legibilidad mínima-legibilidad máxima). LEGIN=100+(IF - ICO).

Desde 1993 varios estudios han validado el IF para su uso en lengua castellana, siendo descrito hace décadas como el más indicado para evaluar la información médica en general15,16. Un texto tendrá una legibilidad adecuada en castellano si se obtienen los siguientes valores: IF>10; ICO<40; y LEGIN>7017.

Por otro lado, también se empleó para el análisis de los CI, el INFLESZ, un programa de fácil y rápida aplicación, no sujeto a la variabilidad informática, que recoge las herramientas mostradas más fiables en la medición de la legibilidad para textos en español. Accesible en versión «freeware» www.legibilidad.com. Mediante el mismo se calcularon los siguientes índices:

  • Índice de Fernández-Huerta:18 adaptación de la fórmula de Flesch al castellano. Sus valores oscilan entre 0-100 (muy difícil-muy fácil). Fórmula Fernández-Huerta: 286,84 – 0,60P – 1,02F. P = promedio n.o sílabas por cada 100 palabras. F = promedio conjunto frases por cada 100 palabras.

  • Un valor<30 considerará el texto muy difícil, si es>60 resultará fácil de comprender (tabla 1).

    Tabla 1.

    Índice Fernández-Huerta

    Puntuación  Legibilidad  Nivel educativo 
    0-30  Muy difícil  Universitario 
    30-50  Difícil  Preuniversitario 
    50-60  Bastante difícil  13-16 años 
    60-70  Normal  10-12 años 
    70-80  Bastante fácil  9 años 
    80-90  Fácil  6- años 
    90-100  Muy fácil  5 años 
  • Índice Flesch-Szigriszt: modificación de la fórmula de Flesch para adaptarla al castellano, llevada a cabo por Szigriszt Pazos19. Índice Flesch-Szigriszt=206,835(62,3×S/P)P/F. P=n.° de palabras del texto activo. S=n.° de sílabas. F=n.° frases. Para Szigriszt, un texto tiene una legibilidad normal si la puntuación está entre, 55-65, y será más difícil, cuanto más se aproxime su valor a 0.

  • Escala de INFLESZ: adopta una posición intermedia entre la escala de Flesch y el Índice Szigriszt. Fue validada por Barrio Cantalejo et al.20. Se considerarán textos con probabilidad de ser leídos para el ciudadano medio si>55 puntos (tabla 2).

    Tabla 2.

    Escala INFLESZ

    Puntos  Grado legibilidad  Tipo publicación 
    <40  Muy difícil  Universitario, científico 
    40-55  Algo difícil  Bachillerato, divulgación 
    55-65  Normal  ESO, prensa general, prensa deportiva 
    65-80  Bastante fácil  E. primaria, prensa de corazón, novelas 
    >80  Muy fácil  Educ. primaria, tebeos, cómics 
  • Palabras y sílabas: se contabilizaron el número de sílabas y palabras.

Resultados

De los 28 documentos analizados: 4 (14,3%) superan el IF, ICO 23 (82,1%), Índice LEGIN 17 (60,7%), Índice Fernández-Huerta 17 (60,7%), Índice Flesch-Szigriszt 13 (46,3%), Escala INFLESZ 12 (42,8%).

Solo 4 CI (14,2%) cumplieron todos los índices de legibilidad, a saber: inserción catéter hemofiltración/diálisis del Hospital Clínico, e inserción vía central, traqueotomía y ergometría del SAS (tablas 3 y 4).

Tabla 3.

CI de la UCI del Hospital Clínico

  Flesch  ICO  LEGIN  Fernández- Huerta  Flesch-Szigriszt  INFLESZ  Sílabas  Palabras 
Inserción catéter Hemofitración/Plasmaferesis  17  17  100  65  60  Normal  646  297 
Ecocardiotransfagica  13  90  53  50  Algo difícil  548  234 
EEF  31  74  62  54  Algo difícil  860  384 
Ergometría con isótopos  10  90  55  49  Algo difícil  751  320 
Isótopos Estrés  18  82  56  52  Algo difícil  693  300 
PEG  52  48  55  42  Algo difícil  959  404 
MCP definitivo  18  88  59  51  Algo difícil  757  332 
MCP provisional  16  87  59  54  Algo difícil  691  303 
Pericardiocentesis  36  72  61  53  Algo difícil  895  395 
Plasmaféresis  46  60  63  56  Normal  913  414 
Hemofiltración  36  64  53  45  Algo difícil  767  319 
Traqueotomía reglada  58  42  50  48  Algo difícil  1042  430 
Venografía  20  85  56  54  Algo difícil  517  225 
Ventilación decúbito prono  50  50  52  48  Algo difícil  829  362 

EEF: estudio electrofisiológico; ICO: Índice complejidad oracional; MCP: marcapasos; PEG: gastrostomía endoscópica percutánea.

Tabla 4.

CI del Sistema Andaluz de Salud

CI del SAS  Flesch  ICO  LEGIN  Fernández-Huerta  Flesch-Szigriszt  INFLESZ  Sílabas  Palabras 
Fibrobroncoscopia  36  64  60  55  Algo difícil  2.271  991 
Fibrinolisis intrapleural  36  64  60  60  Normal  1.207  539 
VMNI  17  86  61  57  Normal  1.381  608 
Toracocentesis  37  63  63  58  Normal  1.602  703 
PEG  41  59  62  54  Algo difícil  2.353  1042 
Paracentesis  35  65  60  53  Algo difícil  2.296  985 
Tratamiento con nebulización  35  65  52  47  Algo difícil  2.058  863 
Hemotransfusión  34  71  63  59  Normal  2.171  974 
Hemodiálisis  33  73  63  60  Normal  646  297 
Inserción vía central  14  13  101  70  65  Normal  1.678  768 
Traqueotomía  12  31  81  68  63  Normal  1.468  669 
Pericardiocentesis  10  13  97  62  57  Normal  1.800  777 
Ergometría  13  108  65  60  Normal  1.701  755 
Marcapasos  29  77  66  61  Normal  1.713  765 

ICO: índice complejidad oracional; PEG: gastrostomía endoscópica percutánea; VMNI: ventilación mecánica no invasiva.

Consentimientos de cuidados intensivos del Hospital Clínico

Se obtuvieron los siguientes datos (tabla 3):

  • -

    IF (>10): se cumple en un documento (7,1%) con una media de 3,8 + 4,7.

  • -

    ICO (<30): se cumple en 11 documentos (78,6%) con una media de 30,1+16,3.

  • -

    LEGIN (>70): se cumple en 9 documentos (64,3%) con una media de 73,7+18,2.

  • -

    Índice de Fernández-Huerta (60-70): se cumple en 4 documentos (28,6%) con una media de 57,1+4,5.

  • -

    Índice Flesch-Szigriszt (55-65): se cumple en 2 documentos (14,3%) con una media de 51,1+4,6.

  • -

    Escala INFLESZ (comprensión «normal»): se cumple en 2 documentos (14,3%). Mientras que en 12 (85,7%) el valor de comprensión obtenido es «algo difícil».

  • -

    Palabras en cada CI: hay una media de 337,1±63,9.

De todos los documentos analizados, solamente uno (7,1%), el referido a la inserción del catéter para hemofiltración/diálilsis, cumple todos los índices y, por ende, resulta fácil de comprender para la población. En tanto que 3 documentos (21,4%): ventilación en decúbito prono, traqueotomía reglada y gastrostomía endoscópica percutánea, no cumplen ninguno y, por tanto, resultan muy difíciles de comprender. Tabla 3.

Consentimientos del Sistema Andaluz de Salud

Se obtuvieron los siguientes resultados (tabla 4):

  • -

    IF (>10): se cumple en 3 documentos (21,4%) con una media de 4,9+5,4.

  • -

    ICO (>40): se cumple en 13 documentos (92,8%) con una media de 28,2+11,2.

  • -

    LEGIN se cumple en 8 documentos (57,1%) con una media de 76,7+15,8.

  • -

    Índice de Fernández-Huerta (60-70): se cumple en 13 documentos (92,8%) con una media de 62,5+4,3.

  • -

    Índice de Flesch-Szigriszt (55-65): se cumple en 11 documentos (78,6%) con una media 57,8+4,5;

  • -

    Escala INFLESZ (comprensión «normal»): se cumple en 10 documentos (71,4%). No se cumple en 4 (28,6%), que los clasifica como difíciles.

  • -

    Palabras en cada CI: hay una media de 766,8+203,3.

De los 14 documentos analizados: 3 (21,4%) cumplen todos los índices de legibilidad expuestos; otros 5 (3,7%) superan 5 índices, siendo el de Flesch el que no superan; hay 2 (14,3%) que superan 4 índices; uno (7,1%) que supera 3 índices; uno (7,1%) que supera 2 y, finalmente, hay 2 documentos (14,3%), a saber: tratamiento con nebulización y gastrostomía endoscópica percutánea, que solo superan un índice de los analizados, en ambos casos el LEGIN, con valores en el límite de lo aceptado como legible (tabla 4).

Discusión

Aunque el uso de los índices de legibilidad está extendido en el campo de la salud, no constituyen un método de evaluación exacto, su valor es indicativo. No obstante, la óptima legibilidad de los textos es un criterio de calidad21.

De los documentos analizados, 24 (85,7%) no cumplen alguno de los índices analizados y 3 (10,7%) no cumplen ninguno. Por tanto, en el primer caso, serán documentos parcialmente comprensibles y en el segundo, documentos muy difíciles de leer. Solamente 4 documentos (14,3%) cumplen todos los índices analizados y resultarán fáciles de comprender. Estos resultados son similares a los obtenidos en estudios realizados en España9,17,22 (tablas 3 y 4).

El análisis de cada índice por separado nos permite llegar a la siguiente interpretación:

  • IF (>10): se cumple solo en uno de los consentimientos del Hospital Clínico (7,1%) y en 3 del SAS (21,4%). Resultados, por tanto, muy deficientes.

  • ICO (<40): se cumple en 11 de los consentimientos Hospital Clínico (78,6%) y en 13 del SAS (92,8%). Son mejores resultados pues se trata de consentimientos redactados con frases cortas y de estructura sencilla.

  • Índice de Fernández-Huerta (>60): se cumple solamente en 4 CI del Hospital Clínico (28,6%) y en 13 del SAS (92,8%).

  • Índice de Szigriszt: se cumple en 2 consentimientos del Hospital Clínico (14,3%) y en 11 de los del SAS (64,3%).

  • Escala INFLESZ: se cumplen en 2 CI del Hospital Clínico (14,3%) y en 10 del SAS (71,4%).

Los valores de legibilidad obtenidos con los índices adaptados al castellano son mejores que los obtenidos con el IF, cuyos promedios están en 3,8+4,7 para el Hospital Clínico y en 4,9+5,4 para el SAS, quedando los textos clasificados como incomprensibles. Sin embargo, consideramos que estos resultados no son representativos en nuestro caso, dado que el índice fue concebido para textos en lengua inglesa cuya estructura gramatical difiere del castellano pues usa frases y palabras más largas. No obstante, la combinación del IF, con el ICO, el denominado LEGIN, consigue alcanzar cifras admisibles al resumir la legibilidad general de un escrito12, y no solo medir la longitud de frases, sino también si hay subordinación. Estos datos son similares al estudio realizado por San Norberto23 para documentos de CI de cirugía vascular.

Los Índices de Fernández-Huerta y Szigriszt logran valores en el límite de lo aceptable. Respecto a la Escala INFLESZ, muestra documentos catalogados de «comprensión normal», en 10 del SAS y solo 2 del Hospital Clínico. De ese modo, los consentimientos del SAS son más fáciles de leer y comprender, con promedios razonables en prácticamente todos los índices analizados, pero sobre todo, en los índices adaptados al español. Probablemente esto es debido a que están redactados con frases cortas y se emplean menos tecnicismos. Sin embargo, los CI del Hospital Clínico se manifiestan más difíciles de entender pues logran resultados más deficientes, probablemente debido al uso de oraciones complejas, más terminología médica y porcentajes. Por tanto, consideramos que es preferible la utilización de los consentimientos ofertados por el SAS aunque también necesiten de una revisión.

Ninguno de los índices analizados se considera «gold-estándar» en el análisis de legibilidad, no obstante, según nuestro estudio, hay mayor homogeneidad con los índices adaptados al español y el programa INFLESZ de muy fácil manejo y que no necesita de la conversión del texto.

En cuanto a la longitud del texto (número de palabras), los documentos examinados se ajustaron, en general, a lo recomendado por Sharp24, con una media de palabras por CI en el Hospital Clínico 337,1+63,9 y en el SAS 766,8+203,3. Este autor concluyó que un formulario de CI no debería tener más 1.000 palabras, aunque la evidencia que apoya esta recomendación proviene de la opinión de expertos. La mayoría de los documentos de CI en nuestro país tienen entre 400 y 500 palabras12.

La extensión de todos los formularios del Hospital Clínico fue más breve que los recomendados por el SAS, los cuales, además, en un caso (Consentimiento de la gastrostomía endoscópica percutánea), sobrepasaron el límite de palabras recomendado. Por tanto, dichos formularios resultan extensos para su lectura, y pueden llegar a ser tediosos.

Llama la atención cómo en la mayoría de los trabajos que sobre este tema se han realizado en las distintas especialidades médicas (Digestivo25, Cirugía Pediátrica26, Cirugía Vascular27 o Reproducción28) aparecen valores de legibilidad deficientes y, cómo persiste esta tendencia negativa a lo largo del tiempo29. Igualmente existe bajos índices de legibilidad en todo tipo de información médica, prospectos medicamentos30 y páginas de salud15.

Sin embargo, está suficientemente documentado31,32 cómo se puede mejorar la legibilidad de cualquier formulario: evitar párrafos largos; usar frases cortas y sencillas; obviar el uso de abreviaturas y tecnicismos; evitar la subordinación, la voz pasiva y la doble negación; suprimir el uso de números, símbolos y porcentajes; emplear la mínima cantidad de puntuaciones diferentes del punto y de la coma; descartar incisos; y ofrecer ejemplos prácticos que ilustren conceptos complejos.

También la legibilidad se puede ver afectada por la tipografía (tipo de letra usada) o la exposición33.

No podemos olvidar, finalmente, que hay otros factores que van a influir en la comprensión de dichos consentimientos, como el nivel sociocultural, los conocimientos sanitarios y la motivación del enfermo o la familia34. En un estudiado realizado por Simón et al.16 sobre la opinión de los pacientes con respecto a los CI, estos sugieren que el escritor debe ponerse en el lugar del destinatario.

Si los pacientes no pueden comprender los documentos que leen, la información que se les suministra y, por consiguiente, su capacidad de decisión, se verá afectada. Los profesionales están cada vez más sensibilizados e implicados en la elaboración de estos documentos. Pero en este proceso habría que añadir también la valoración del paciente.

Sin embargo, sucede habitualmente que el personal sanitario, generalmente el especializado, tiene verdadera dificultad para expresarse con palabras sencillas y comprensibles35.

El protocolo de cumplimentación del CI es un mecanismo establecido para preservar la autonomía del paciente, no para la protección legal del médico36. No obstante, ningún documento de consentimiento informado escrito, sustituye a una información verbal clara, comprensible y veraz.

El CI generado será semejante en todos los casos para el mismo proceso, no obstante, la información debe ser más flexible, y tener en cuenta las necesidades y deseos del paciente. Además, los procedimientos que se realizan están en continuo cambio, por lo que es preciso actualizar y modificar dicha información.

Aunque existen más de 40 sistemas para medir la legibilidad de los textos, ninguno usa fórmulas diseñadas especialmente para textos médicos. Sin embargo, estos índices, sobre todos los adaptados al castellano, nos dan una aproximación predecible de la dificultad teórica que pueden presentar en su lectura y, de manera indirecta, en su aplicabilidad. Creemos que el programa informático INFLESZ es un método de fácil manejo para obtener valores de legibilidad de los CI en intensivos.

Conclusiones

Los documentos analizados resultan, en general, difíciles de leer y comprender para el ciudadano medio, no cumpliendo el objetivo básico para el que fueron redactados.

Proponemos, en este sentido, desarrollar mejoras en la legibilidad de los CI, ya ensayadas por nosotros, en algunos modelos de consentimientos, con buenos resultados. Entendemos igualmente que las sociedades científicas que nos representan tendrían que participar en su elaboración y consenso para adecuar los CI existentes.

De este análisis se deduce que existe un amplio margen de mejora en los formularios de CI mediante el recurso a oraciones más cortas, una terminología menos compleja y la sustitución del lenguaje técnico y científico por voces más sencillas, como medidas más inmediatas a adoptar.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Ley 14/1986 de 25 de abril, General de Sanidad (B.O.E. n.° 102, de 29-4-1986).
[2]
Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (B.O.E. n.° 274 de 15-11-2002).
[3]
Consejo de Europa. Convenio para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano respecto a la aplicación de la biología y la medicina. «Convenio de Oviedo». Estrasburgo: Conseil de l’Europe, 4 de abril de 1997.
[4]
A. Sainz, O. Quintana, J. Sánchez.
La información médica El Consentimiento Informado. Fundamentos éticos y legales.
Rev Calidad Asist, 2 (1994), pp. 68-71
[5]
Ad hoc Committee on medical ethics, American College of Physicians. American College of Physicians Manual. Ann Intern Med. 1984;101:1161–76.
[6]
F.J. Solsona, L. Cabré, R. Abizanda, J.M. Campos, A. Sainz, M.C. Martín, et al.
Recomendaciones del grupo de bioética de la SEMICYUC sobre el consentimiento informado en UCI.
Med Intensiva, 26 (2002), pp. 253-254
[7]
E.J. Cassell, A.C. Leon, S.G. Kaufman.
Preliminary evidence of impaired thinking in sick patients.
Ann Intern Med, 134 (2001), pp. 1120-1123
[8]
F. Pochard, E. Azoulay, S. Chevret, F. Lemaires, P. Hubert, P. Canoui, et al.
The French FAMIREA Group Symptoms of anxiety and depression in family members of intensive care unit patients: ethical hypothesis regarding decision-making capacity.
Crit Care Med, 29 (2001), pp. 1893-1897
[9]
J.F. Solsona, M. Sala, D. Álamo, M.P. García.
El consentimiento informado en un hospital universitario: evaluación de 291 consentimientos y de la opinión de médicos y pacientes.
Rev Clin Esp, 211 (2011), pp. 167-168
[10]
F. Alliende.
La legibilidad de los textos.
Andrés Bello, (1994),
[11]
I.M. Barrio, P. Simón.
¿Pueden leer los pacientes lo que pretendemos que lean? Un análisis de legibilidad de materiales escritos de educación para la salud.
Aten Primaria, 31 (2003), pp. 409-414
[12]
Guía práctica para la elaboración de documentos de información y consentimiento informado elaborada por el Servicio Vasco de Salud [consultado 29 Sep 2011]. Disponible en: http://ocw.ehu.es/ciencias-de-la-salud/bioetica/mcomplem/guia_cast.pdf
[13]
I.M. Barrio, P. Simón.
Medición de legibilidad de textos escritos. Correlación entre el método manual de Flesh y métodos informáticos.
Aten Primaria, 31 (2003), pp. 104-108
[14]
R. Flesch.
A new readability yardstick.
J Appl Psychol, 32 (1948), pp. 221-233
[15]
A. Blanco, U. Gutiérrez.
Legibilidad de las páginas web sobre salud dirigidas a pacientes y lectores de la población general.
Rev Esp Salud Pública, 76 (2002), pp. 321-331
[16]
P. Simón, I.M. Barrio, L. Concheiro Carro.
Legibilidad de los formularios escritos de consentimiento informado.
Med Clin (Barc), 107 (1997), pp. 524-529
[17]
P. Simón, Grupo de Trabajo sobre Consentimiento Informado de Osakidetz.
Legibilidad de los formularios escritos de consentimiento informado del Servicio Vasco de Salud/Osakidetz.
Rev Calidad Asistencial, 14 (1999), pp. 95-99
[18]
J. Fernández Huerta.
Medidas sencillas de lecturabilidad.
Consigna, 214 (1959), pp. 29-32
[19]
Szigriszt Pazos F. Sistemas predictivos de legibilidad del mensaje escrito: fórmula de perspicuidad. Tesis doctoral inédita. Defendida el 4 junio de 1992. Universidad Complutense de Madrid [consultado 15 Nov 2011]. Disponible en: http://eprints.ucm.es/tesis/19911996/S/3/S3019601.pdf
[20]
I.M. Barrio, P. Simón, M. Melguizo, I. Escalona, M.I. Marijuán, P. Hernando.
Validación de las Escala INFLESZ para evaluar la legibilidad de los textos dirigidos a los pacientes.
An Sist Sanit Navar, 31 (2008), pp. 135-152
[21]
The Joint Comisión.
What did the doctor oving health literacy to protect patiente safety.
The Joint Commission Publisher, (2007),
[22]
G. Rubiera, R. Arbizu, A. Alzueta, J.J. Agúndez, J.R. Riera.
La legibilidad de los documentos de consentimiento informado en los hospitales de Asturias.
Gac Sanit, 18 (2004), pp. 153-158
[23]
E.M. San Norberto, D. Gómez, J.M. Trigueros, J. Quiroga, J. Gualis, C. Vaquero.
Legibilidad de los documentos de consentimiento informado de la SEACV.
Angiología, 64 (2012), pp. 76-83
[24]
S.M. Sharp.
Consent documents for oncology trials: does anybody read these things?.
Am J Clin Oncol, 276 (2004), pp. 570-575
[25]
J.J. Vila, F.M. Jiménez, M. Iñarrairaegui, C. Prieto, O. Nantes, F. Borda.
Estudio del grado de entendimiento y aceptación por nuestros pacientes de los consentimientos informados utilizados para endoscopia.
Rev Esp Enferm Dig, 98 (2006), pp. 101-111
[26]
C. Jiménez, J.L. Morales, M.J. Pereira.
Evaluación de la exhaustividad y la legibilidad de los documentos de consentimiento informado en cirugía pediátrica.
Cir Pediatr, 14 (2000), pp. 53-56
[27]
I. Pinto, D. Vigil.
Legibilidad de los documentos de consentimiento informado en radiología vascular intervencionista.
Radiología, 40 (1998), pp. 9-12
[28]
J.A. Alvarez Díaz.
Legilibilidad de los formularios de educación y consentimiento en procedimientos de reproducción asisitida en la Red Latinoamericana de reproducción asistida.
Cir Cir, 80 (2012), pp. 160-172
[29]
E. Bjorn, P. rossel, S. Holms.
Can teh griten information to rsearch subjets be improved?.
J Med Ethics, 25 (1999), pp. 263-267
[30]
J.C. March, M.A. Prieto, A. Ruiz, P. Simón, I.M. Barrio, A. Danet.
Mejora de la información sanitaria contenida en los prospectos de los medicamentos: expectativas de pacientes y de profesionales sanitarios.
Aten Primaria, 42 (2010), pp. 22-27
[31]
V. Ferrando Belart.
La legibilidad: un factor fundamental para conocer un texto.
Aten Primaria, 34 (2004), pp. 143-146
[32]
I.M. Barrio, P. Simón, M. Melguizo, A. Molina.
Consenso sobre los criterios de legalidad de los folletos de educación para la salud.
Anales Sis Navarra, 34 (2011),
[33]
M.K. Paasche, H.A. Taylor, F.L. Brancati.
Readability standards for informed-consent forms as compared with actual readability.
N Engl J Med, 348 (2003), pp. 721-726
[34]
J.P. Ordovás, E. López, E. Urbieta, R. Torregrosa, N.V. Jiménez.
Analysis of the written patient information form to obtain informed consent in clinical trials.
Med Clin (Barc), 112 (1999), pp. 90-94
[35]
T. Smith.
Information for patients: Writing simple English is difficult, even for doctors.
Br Med J, 305 (1992), pp. 1-242
[36]
M. Broggi Trias.
¿Consentimiento informado o desinformado? El peligro de la medicina defensiva.
Med Clin (Barc), 112 (1999), pp. 95-96
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L. and SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.