Medicina Intensiva Medicina Intensiva
Med Intensiva 2018;42:203-4 - Vol. 42 Núm.4 DOI: 10.1016/j.medin.2017.12.011
EDITORIAL
Criterios de ingreso y alta y organización de los cuidados intensivos pediátricos
Guidelines of admission, discharge and organization of the pediatric intensive care
J. López-Hercea,b,c,d,, , A. Carrillo Álvareza,b,c,d
a Servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
b Departamento de Pediatría, Facultad de Medicina, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España
c Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón, Madrid, España
d Red de Salud Maternoinfantil y del Desarrollo (Red SAMID) RD16/0022/0007, Madrid, España

En este número de MedicinaIntensiva se publican las guías para el ingreso, el alta y la clasificación en las unidades de cuidados intensivos pediátricos (UCIP) españolas, que han sido elaboradas mediante el consenso de un grupo de expertos de la Sociedad Española de Cuidados Intensivos Pediátricos, la Asociación Española de Pediatría y la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias1.

Los cuidados intensivos, y en concreto los cuidados intensivos pediátricos, son una especialidad de la Medicina (Pediatría) que, a diferencia de otras, no se ocupa de los pacientes con enfermedades de un órgano o sistema, sino que se dedica al tratamiento integral de los niños que padecen cualquier enfermedad médica y/o quirúrgica que altere uno o, más frecuentemente, varios órganos, que ponen en peligro su vida2.

El desarrollo de la Medicina permite el tratamiento de un número cada vez más importante de pacientes con enfermedades complejas, que requieren una estricta vigilancia y un tratamiento continuo. El tratamiento de estos pacientes exige una unidad específica (UCIP), especialmente diseñada para este fin, con profesionales tanto médicos como de enfermería, con formación específica en cuidados intensivos pediátricos, que garanticen el tratamiento adecuado durante las 24h del día, todos los días del año2,3. La UCIP permite, por tanto, tratar a todos los pacientes pediátricos en estado grave, independientemente de que su enfermedad sea médica o quirúrgica y de que su evolución sea aguda o que requiera un ingreso prolongado4.

Los 2 criterios fundamentales de ingreso de un niño en la UCIP son que el paciente precise un elevado nivel de vigilancia y/o cuidados y que presente un proceso potencialmente reversible1,2. Además, dependiendo de las circunstancias y los hospitales, la UCIP también puede asumir los cuidados paliativos y los cuidados intermedios de niños que no requieren tratamiento intensivo, pero necesitan más cuidados y monitorización que los que se les pueden ofrecer en las salas de hospitalización convencional2.

La UCIP es una unidad que debe dar apoyo al resto de los servicios del hospital y facilitar sus actividades y progreso de forma coordinada. Por eso, los responsables sanitarios tienen la obligación de dimensionar adecuadamente su aforo, adaptar su estructura arquitectónica y dotar del aparataje y personal adecuados para cubrir las necesidades asistenciales del área sanitaria y las actividades del resto de los servicios del hospital, dando una asistencia integral de calidad a los pacientes y sus familias2,5.

La calidad asistencial de la UCIP debe sustentarse, además, en la capacitación específica en cuidados intensivos pediátricos de su personal médico y de enfermería, para asegurar que se aplican las medidas terapéuticas propias de los niños y se incorporan e integran las nuevas tecnologías2,5,6. Sin embargo, la actividad de la UCIP no puede quedar circunscrita a su espacio físico, sino que debe prestar apoyo a especialistas de otras áreas, en la realización de técnicas específicas, sedación, organización y dirección del sistema de respuesta rápida intrahospitalaria, transporte del niño en estado crítico, seguimiento de pacientes con enfermedades especiales o dependientes de tecnologías complejas, cuidados paliativos y telemedicina1,2,6.

La UCIP requiere un número importante de personal sanitario especialmente preparado y el consumo de muchos recursos. Por este motivo, al tener un coste económico elevado, no deben aumentar su tamaño ni su número de forma indiscriminada7. Es necesario, por tanto, establecer claramente el tipo de pacientes que se pueden beneficiar de ingresar en la UCIP. No es posible, ni necesario, que existan UCIP en todos los hospitales españoles, siempre que se garantice el derecho de cualquier niño a recibir un cuidado intensivo adecuado cuando lo precise2,7. Por ello, las autoridades sanitarias tienen la responsabilidad de proveer el número suficiente de camas de UCIP y organizar su funcionamiento de forma abierta y flexible, con distintos niveles de complejidad, para que se adapten a las necesidades reales actuales y futuras de la población. Es imprescindible que cada hospital defina el nivel de cuidados que puede ofrecer, garantizando en todos los casos la estabilización inicial del paciente pediátrico grave. Además, en cada comunidad autónoma y a nivel estatal se debe desarrollar de forma prioritaria un sistema de transporte específicamente pediátrico que, por desgracia, actualmente no existe en la mayor parte de nuestro país8.

Tal como refieren los autores, estas guías pretenden «facilitar la toma de decisiones para el ingreso y el alta de los niños en las UCIP en España de forma que los pacientes pediátricos reciban el nivel de cuidados más apropiado para su situación clínica»1. Estas guías ofrecen unos criterios claros para el ingreso y el alta de la UCIP de niños con alteraciones y enfermedades de cada uno de los sistemas orgánicos, enfermedades multisistémicas, cirugías y procedimientos invasivos1. Su objetivo es optimizar la utilización de las UCIP y garantizar una asistencia de calidad adecuada al nivel de gravedad, y la seguridad de los pacientes.

Las guías solo son recomendaciones generales que deben ser dinámicas1,9 y que los profesionales han de adaptar a las características del paciente, la capacidad de la UCIP y las peculiaridades y capacidades físicas y profesionales del resto de los servicios hospitalarios.

Es esencial la clasificación y valoración de cada paciente (los autores utilizan el extranjerismo «triage») para decidir si su ingreso o alta pueden ser beneficiosos según su necesidad de monitorización y tratamiento intensivo. El beneficio para el paciente no solo se debe valorar en términos de supervivencia, sino de calidad de vida1,10. En este proceso deben intervenir los profesionales sanitarios de la UCIP junto con los del resto de los servicios implicados en el tratamiento del paciente.

Por último, es necesario, tal como comentan los autores, realizar una evaluación posterior, mediante un estudio multicéntrico, en la que se verifique la validez de la aplicación de estos criterios.

En conclusión, estas guías ofrecen una importante ayuda para los profesionales a la hora de tomar las decisiones de ingreso y alta en las UCIP en España, y deberían servir de base para la reorganización de la asistencia intensiva pediátrica en nuestro país.

Financiación

RETIC financiada por el PN I+D+i 2008-2011, ISCIII-Subdirección General de Evaluación y Fomento de la Investigación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), ref. RD16/0022/0007.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
P. De la Oliva,F.J. Cambra-Lasaosa,M. Quintana-Díaz,C. Rey-Galán,J.I. Sánchez-Díaz,M.C. Martín Delgado
Guías de ingreso, alta y triage para las unidades de cuidados intensivos pediátricos en España
Med Intensiva, 42 (2018), pp. 235-250
2
Martinón-Sánchez JM, Trabazo-Rodríguez S, Marques F, Rodríguez-Núñez A. Organización de las unidades de cuidados intensivos pediátricos. En: López-Herce J, Calvo C, Rey C, Rodríguez A, Baltodano A, editors. Manual de cuidados intensivos pediátricos, 1, 4.a ed. Madrid: Publimed; 2013. p. 37–40.
3
J.C. Marshall,L. Bosco,N.K. Adhikari,B. Connolly,J.V. Diaz,T. Dorman
What is an intensive care unit? A report of the task force of the World Federation of Societies of Intensive and Critical Care Medicine
J Crit Care., 37 (2017), pp. 270-276 http://dx.doi.org/10.1016/j.jcrc.2016.07.015
4
R. González-Cortés,J. López-Herce-Cid,A. García-Figueruelo,G. Tesorero-Carcedo,M. Botrán-Prieto,A. Carrillo-Álvarez
Prolonged stay in pediatric intensive care units: Mortality and healthcare resource consumption
Med Intensiva., 35 (2011), pp. 417-423 http://dx.doi.org/10.1016/j.medin.2011.04.004
5
A. Butler,B. Copnell,G. Willetts
Family-centred care in the paediatric intensive care unit: An integrative review of the literature
J Clin Nurs., 23 (2014), pp. 2086-2099 http://dx.doi.org/10.1111/jocn.12498
6
Y.L. Nguyen,H. Wunsch,D.C. Angus
Critical care: The impact of organization and management on outcomes
Curr Opin Crit Care., 16 (2010), pp. 487-492 http://dx.doi.org/10.1097/MCC.0b013e32833d9180
7
D.I. Rosenberg,M.M. Moss
Guidelines and levels of care for pediatric intensive care units
Crit Care Med., 32 (2004), pp. 2117-2127
8
S. De la Mata,M. Escobar,M. Cabrerizo,M. Gómez,R. González,J. López-Herce Cid,Grupo de estudio del transporte pediátrico
Transporte pediátrico y neonatal en España, Portugal y Latinoamérica
Med Intensiva, 41 (2017), pp. 143-152 http://dx.doi.org/10.1016/j.medin.2015.12.013
9
J.L. Nates,M. Nunnally,R. Kleinpell,S. Blosser,J. Goldner,B. Birriel
ICU admission, discharge, and triage guidelines: A framework to enhance clinical operations, development of institutional policies, and further research
Crit Care Med., 44 (2016), pp. 1553-1602 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0000000000001856
10
L. Blanch,F.F. Abillama,P. Amin,M. Christian,G.M. Joynt,J. Myburgh
Triage decisions for ICU admission: Report from the Task Force of the World Federation of Societies of Intensive and Critical Care Medicine
J Crit Care, 36 (2016), pp. 301-305 http://dx.doi.org/10.1016/j.jcrc.2016.06.014
Autor para correspondencia. (J. López-Herce pielvi@hotmail.com)
Copyright © 2018. Elsevier España, S.L.U. y SEMICYUC
Med Intensiva 2018;42:203-4 - Vol. 42 Núm.4 DOI: 10.1016/j.medin.2017.12.011
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.