Información de la revista
Vol. 36. Núm. 8.
Páginas 592-594 (Noviembre 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 36. Núm. 8.
Páginas 592-594 (Noviembre 2012)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.medin.2012.02.008
Acceso a texto completo
Inhalación de benzodiacepinas, un nuevo inhalante
Inhalation of benzodiazepines, a new inhaler
Visitas
...
M. Madruga Garridoa,??
Autor para correspondencia
mariamadrugagarrido@hotmail.com

Corresponding author.
, C. Disdier Vicenteb, B. Besteiro Grandíoa, M. Sanchezb
a Servicio de Medicina Intensiva, Complejo Hospitalario Universitario A Coruña, Coruña, España
b Servicio de Neumología, Hospital Clínico Universitario, Valladolid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Director:

Presentamos el caso de un paciente varón de 40 años, recluso y politoxicómano. El paciente refiere llevar más de un año sin consumir cocaína, heroína ni metadona aunque continúa fumando tabaco y cannabis. Como antecedentes personales destacan EPOC y trastorno psicótico no especificado en tratamiento con lorazepam, paliperidona (Invega®) y trazodona clorhidrato (Deprax®).

Acude a urgencias remitido por el médico del centro penitenciario refiriendo clínica de 8 días de evolución con tos, expectoración purulenta, disnea de esfuerzos y fiebre. A su ingreso presentaba aumento del trabajo respiratorio con crepitantes y sibilantes bilaterales en la auscultación pulmonar. La gasometría arterial basal mostraba una insuficiencia respiratoria aguda hipoxémica (pO2 45,9 satO2 83%). Se realizó un análisis sistemático de orina que fue positivo para cannabis y benzodiacepinas, y en la radiografía de tórax se apreciaba un patrón alveolar difuso bilateral de predominio basal (fig. 1). Se interpretó como una neumonía bilateral y se inició tratamiento con oxígeno y antibioterapia (ceftriaxona y azitromicina).

Figura 1.

Radiografía de tórax en la que podemos apreciar infiltrados alveolares bilaterales en relación con la inhalación de la sustancia.

(0,11MB).

La evolución posterior fue hacia una rápida y progresiva mejoría en 24h (fig. 2), momento en el cual su mujer nos informa que el paciente tiene el hábito de «inhalar pastillas». Realizamos de nuevo la historia al paciente quien admite haber inhalado 4 cápsulas de Sedotime® (ketazolam) de 15mg el mismo día que comenzó con la clínica de insuficiencia respiratoria. Refiere haber realizado este tipo de inhalaciones en varias ocasiones y siempre sin repercusión respiratoria. Vacía las cápsulas sobre papel de aluminio y quema el contenido con un mechero mientras inhala el humo obtenido. En esta ocasión, a los pocos minutos comenzó con tos y dificultad respiratoria, motivo por el que acudió al médico del centro.

Figura 2.

Radiografía de tórax que muestra la resolución prácticamente completa de las lesiones previamente descritas a las 24 h de la inhalación.

(0,09MB).

Se completaron estudios para la documentación del cuadro clínico; las antigenurias, el Mantoux y los hemocultivos y cultivos de secreción bronquial fueron negativos. Se realizó una broncoscopia que no mostró alteraciones a nivel del árbol bronquial y el BAS y BAL fueron negativos.

El abuso de sustancias inhaladas es la inhalación intencionada de una sustancia volátil con el objetivo de conseguir un estado mental alterado. En la actualidad dichas sustancias se clasifican farmacológicamente en 3 grupos: el grupo i incluye los disolventes volátiles, los carburantes y los anestésicos; el grupo ii el óxido nitroso, y el grupo iii los nitritos alquilo volátiles. Las sustancias inhaladas son ampliamente disponibles, baratas, legales y de fácil ocultación. Dichas sustancias se absorben rápidamente a través de los pulmones con efectos inmediatos y breves, luego se metabolizan con relativa rapidez, principalmente a través del sistema hepático del citocromo P450, pueden provocar una alteración respiratoria del tipo bronquitis crónica y edema pulmonar, y el síndrome de la muerte súbita por inhalación es la primera causa de muerte relacionada con el abuso de sustancias inhaladas1.

Por otro lado, es bien conocido en el ámbito sanitario tanto el consumo de cocaína inhalada como sus efectos negativos sobre la salud2. Existen algunos casos documentados sobre inhalación de metadona llegando a producir la muerte de un paciente3, sin embargo, no hemos encontrado en la literatura ningún caso referente al consumo de benzodiacepinas por vía inhalada.

Dada la rápida mejoría que presentó el paciente, interpretamos que el daño pulmonar producido probablemente esté en relación con irritación y obstrucción alveolar secundaria a las partículas inhaladas, que produjo transitoriamente una obstrucción de los alvéolos con hipoxemia secundaria y, que una vez disueltas, permitieron la normalización de la ventilación y perfusión alveolar, de manera similar al daño que producen las partículas de hollín en el síndrome de inhalación por humo4.

Aunque en nuestro caso la evolución fue favorable, es probable que este hábito sea relativamente frecuente en el ámbito de nuestro paciente, pudiendo llegar a consumir mayores cantidades por vía inhalada, e incluso mezclar con otro tipo de sustancias, lo que puede dificultar el diagnóstico y provocar un daño pulmonar mayor que precise de una atención intensiva y que pueda terminar con un desenlace fatal.

Bibliografía
[1]
J.F. Williams, M. Storck, Committee on Substance Abuse y Committee on Native American Child Health.
Abuso de sustancias inhaladas.
Pediatrics (Ed Esp), 63 (2007), pp. 305-313
[2]
P.P. Herculiani, R.C. Pires-Neto, H.M. Bueno, J.C. Zorzetto, L.C. Silva, A.B. Santos, et al.
Effects of chronic exposure to crack cocaine on the respiratory tract of mice.
Toxicol Pathol, 37 (2009), pp. 324-332
[3]
C. Palmiere, C. Brunel, F. Sporkert, M. Augsburger.
An unusual case of accidental poisoning: fatal methadone inhalation.
J Forensic Sci, 56 (2011), pp. 1072-1075
[4]
P. Enkhbaatar, D.L. Traber.
Pathophysiology of acute lung injury in combined burn and smoke inhalation injury.
Clin Sci (Lond), 107 (2004), pp. 137-143
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.