Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 2.
Páginas 130-131 (Marzo 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 35. Núm. 2.
Páginas 130-131 (Marzo 2011)
Carta científica
Acceso a texto completo
Neumorraquis: una rara complicación de una crisis asmática
Pneumorrhachis: A rare complication of an asthma episode
Visitas
...
M.D. Pérez Frutos??
Autor para correspondencia
marimaria27@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, M.O. Cerezo Arias, A. Córdoba López, D. Granado Martínez
Unidad de Cuidados Intensivos, Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz, Badajoz, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Director:

El neumorraquis, o presencia de aire en el canal raquídeo, es una complicación descrita en el contexto de intervenciones traumatológicas y técnicas de instrumentación. Su presencia en el seno de una crisis asmática, sin trauma torácico, ha sido escasamente descrito en la literatura.

Varón de 15 años de edad, con antecedente de asma bronquial en tratamiento con salbutamol inhalado, que acude a urgencias por cuadro de disnea intensa y dolor en cuello de varias horas de evolución. En la exploración física se objetiva taquipnea, tiraje intercostal y supraclavicular, enfisema subcutáneo cervical, sibilancias generalizadas. Las pruebas complementarias no presentaban anomalías, salvo neumomediastino bilateral en la radiografía de tórax. Sin mejoría tras tratamiento (salbutamol inhalado y corticoides) y por neumomediastino asociado, ingresa en UCI.

A su ingreso presentaba aumento del trabajo respiratorio, sibilancias espiratorias, taquicardia sinusal a 120latidos/min y enfisema subcutáneo cervical. Se trata con oxigenoterapia, aerosoles con broncodilatadores (salbutamol 5mg y bromuro de ipratropio 1mg) y metilprednisolona IV. En la radiografía de tórax se aprecia neumomediastino bilateral, enfisema subcutáneo cervical y dudosa imagen de neumotórax derecho, por lo que se decide realización de TC torácica. En la misma se visualiza neumomediastino bilateral, enfisema subcutáneo cervical y, como hallazgo casual, imágenes de burbujas aéreas en el interior del canal neural dorsal a varios niveles cervical y torácico (fig. 1). La evolución posterior fue hacia una progresiva mejoría del cuadro, siendo dado de alta de nuestra unidad 3 días después.

Figura 1.

Imágenes de burbujas aéreas en el interior del canal neural dorsal a varios niveles cervical y torácico.

(0,16MB).

El neumorraquis se define como la presencia de aire en el canal raquídeo, pudiendo alojarse en el espacio epidural (en cuyo caso no se acompaña de neumoencéfalo) o en el subaracnoideo. El neumorraquis epidural puede tener su origen en cualquier noxa que aumente de forma violenta la presión intraalveolar (inhalación de drogas, crisis asmática y ventilación con presión positiva) o que ocasione un cambio brusco del gradiente de presión alveolar transmural (vómitos o maniobra de Valsalva)1, provocando la ruptura de los alveolos con paso de aire al intersticio pulmonar, difundiendo al mediastino a través de fugas en las capas del árbol bronquiovascular y desde el mediastino, siguiendo el recorrido de los nervios intercostales, penetrar en el canal raquídeo (no existen restricciones fasciales entre el mediastino posterior y el espacio epidural). Típicamente el aire accede a la porción posterior del espacio epidural debido a la baja resistencia del tejido conectivo en esa localización2.

En el caso de neumorraquis epidural los síntomas no son frecuentes, aunque se ha descrito de forma esporádica dolor radicular y paraplejia3, su reabsorción es completa de manera espontánea en el plazo de 2–3 semanas4, solucionándose con analgésicos, reposo, evitando maniobras de Valsalva y actividades físicas intensas. En el neumorraquis subaracnoideo, donde el aire puede migrar al cráneo y provocar cefalea o síntomas focales, son menores las posibilidades de reabsorción espontánea y puede llegar incluso a requerir de intervención quirúrgica.

El diagnóstico es radiológico. La TC se ha mostrado más rentable que la RMN; sin embargo, con la TC puede ser difícil diferenciar entre aire intra y extradural, siendo necesario para esos casos la realización de RMN5.

Bibliografía
[1]
H.M. Marín-Méndez, D.E. Monroy-Aguirre, M.A. Rodríguez-Perales, A. Lopez-Chavira, T. Kaneko-Wada.
Neumomediastino espontáneo manifestado por enfisema cervical, neumorraquia y neumoperitoneo: reporte de tres casos.
An ORL Mex, 50 (2005), pp. 9-14
[2]
J.I. Martin-Serradilla, A.L. Guerrero-Peral, S. Franco-Hidalgo, E. Laherrán, G. Sobrino-Garrido.
Neumorraquis epidural.
Rev Neurol, 44 (2007), pp. 254-255
[3]
R.L. Ristagno, L.F. Hiratzka, R.C. Rost Jr.
An inusual case of pnemorrhachis following resection of lung carcinoma.
Chest, 121 (2002), pp. 1712-1714
[4]
M. Atalar, T. Dogan, O. Cevit, C. Humus.
Epidural Pneumorrhachis Accompanying to Spontaneous Pneumomediastinum in a Boy: A rare association.
Turkish Respiratory Journal, 8 (2007), pp. 60-62
[5]
B.K.P. Goh, A.W.Y. Yeo.
Traumatic pneumorrhachis.
J Trauma, 58 (2005), pp. 875-879
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?