Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 41. Núm. 8.Noviembre 2017
Páginas 451-510
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 41. Núm. 8.Noviembre 2017
Páginas 451-510
Carta científica
DOI: 10.1016/j.medin.2016.11.005
Acceso a texto completo
Control de una endemia de Acinetobacter baumannii multirresistente en la UCI. Recordando lo obvio
Control of an Acinetobacter baumannii multidrug resistance endemic in the ICU. Recalling the obvious
Visitas
915
D. Escudero
Autor para correspondencia
lolaescudero@telefonica.net

Autor para correspondencia.
, L. Cofiño, L. Forcelledo, B. Quindós, C. Calleja, L. Martín
Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
Este artículo ha recibido
915
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Estrategias de control de Acinetobacter baumannii
Sr. Editor:
Texto Completo

La contaminación ambiental en la unidad de cuidados intensivos (UCI) juega un papel fundamental en la transmisión de patógenos como Acinetobacter baumannii (A. baumannii). El contacto de manos y guantes de los profesionales sanitarios con los pacientes y el ambiente contaminado, es uno de los mecanismos de trasmisión habitual1–3. Algunos estudios han demostrado que los pacientes ingresados en una habitación previamente ocupada por un paciente colonizado/infectado por microorganismos multirresistentes (MMR), tienen un riesgo mucho mayor de adquirir uno de estos patógenos que un paciente ingresado en una habitación cuyo ocupante anterior no estaba colonizado/infectado1,4. La limpieza terminal realizada al alta de un paciente no es suficiente. Esto se ha demostrado en varios estudios que confirman que hasta el 50% de las superficies de las habitaciones no se consiguen limpiar adecuadamente5. Para reducir la contaminación ambiental se han desarrollado métodos de desinfección que utilizan peróxido de hidrógeno y luz ultravioleta6. Debido a los múltiples aparatajes y equipamiento médico, limpiar un box de la UCI es una ardua labor cargada de obstáculos, y tarea casi imposible de realizar de forma exhaustiva en poco tiempo. Si hay una gran presión asistencial —con permanente y urgente recambio de pacientes— se imposibilita la realización de una limpieza terminal exhaustiva, aumentando progresivamente la carga bacteriana ambiental que favorece la trasmisión de microorganismos. Esto, junto a las peculiaridades del paciente crítico, la dificultad en el cumplimiento estricto/permanente de la higiene de manos y la falta de cumplimiento escrupuloso en el aislamiento de pacientes colonizados/infectados, genera la tormenta perfecta que explica el elevado número de infecciones nosocomiales que padecemos en las UCI.

A. baumannii es un enorme problema y un desafío sanitario mundial. Es uno de los microorganismos más frecuentes en las infecciones del paciente crítico y causa infecciones graves como neumonía asociada a ventilación mecánica o bacteriemia7,8. Entre sus características destaca la gran adhesividad, capacidad para sobrevivir en el medio ambiente y la dificultad para eliminarlo con las medidas higiénicas habituales, lo que le permite colonizar fácilmente las superficies y el equipamiento médico. En estudios sobre brotes epidémicos en la UCI, A. baumannii se ha identificado en reservorios como respiradores, monitores, humidificadores, transductores de presión, termómetros o colchones7,9. Estos brotes se pueden mantener en el tiempo, haciéndose endémicos por la gran carga de colonización ambiental, convirtiéndose en un inmenso problema con gran repercusión clínico/epidemiológica, agravado por su habitual multirresistencia. Los fómites hospitalarios, la colonización/infección de pacientes y los profesionales sanitarios forman un triángulo que se interrelaciona, retroalimenta y perpetua la transmisión del microorganismo manteniendo la situación endémica, por lo que el cumplimiento estricto de la higiene de manos por el personal sanitario es siempre fundamental para controlar una situación de endemia.

La UCI polivalente de nuestro hospital padecía desde hace más de 18 años una endemia de A. baumannii multirresistente. Durante este tiempo se ensayaron las medidas recomendadas clásicamente en la literatura: cultivos de vigilancia epidemiológica, aislamiento de pacientes colonizados/infectados, aislamiento de cohortes de pacientes colonizados/infectados en una unidad específica —cuando era posible—, programas de limpieza ambiental exhaustiva anual (incluida pintura nueva en las superficies), talleres repetidos de higiene de manos y labor educacional (tabla 1). Todas las medidas fracasaron y la endemia incluso aumentó después del traslado a un nuevo hospital, lo que nos indica que un entorno arquitectónico nuevo y «limpio» de MMR, que a priori representa un escenario favorable no soluciona una situación de endemia si seguimos manteniendo las mismas prácticas. Los pacientes colonizados/infectados y el equipamiento médico contaminado se trasladaron al nuevo hospital, manteniéndose la histórica situación endémica ya que el traslado no se acompañó de nuevas estrategias de lucha contra el A. baumannii.

Tabla 1.

Estrategias de control de Acinetobacter baumannii

Investigación epidemiológica: 
Genotipado 
Cultivos de vigilancia 
Cultivos ambientales 
 
Medidas de aislamiento estricto 
Aislamiento de cohortes de pacientes 
Mejorar el cumplimiento de la higiene de manos 
Mejorar la limpieza y desinfección ambiental 
Medidas educacionales 

Ante el repetido fracaso, y partiendo de que una única limpieza terminal es insuficiente se planteó una intervención de limpieza exhaustiva y mantenida en el tiempo a principios del mes de abril del año 2016. Cuando un paciente era dado de alta, el box se bloqueaba 2 días. Durante este tiempo, en turno de mañana y tarde se realizaban un total de 4 limpiezas terminales. Si el paciente estaba colonizado/infectado por un MMR o se consideraba de riesgo para tal se realizaban 6 limpiezas, registrándose su cumplimiento en una hoja con la firma de la enfermera/auxiliar de enfermería y limpiadora responsable. Si el microorganismo aislado era A. baumannii se repetían los ciclos de limpieza de forma variable —según la disponibilidad de camas— llegando en ocasiones hasta realizar 12 limpiezas terminales. Complementariamente se utilizó desinfección con peróxido de hidrógeno, pero de forma muy restringida, ya que la mayoría de los boxes no disponen de puertas, por lo que solo se pudo realizar en 8 de 38 boxes y de forma limitada durante 1-2 días al mes. En el mes de julio los últimos pacientes que quedaban colonizados/infectados se aislaron en una unidad y en los meses de julio, agosto y septiembre debido a una menor presión asistencial se pudo realizar una desinfección con peróxido de hidrógeno en 3 de las 4 unidades que dispone la UCI.

Tras iniciar la campaña de limpieza exhaustiva, A. baumannii descendió significativamente desde 98 pacientes colonizados/infectados en el año 2015 (tasa 9,8 pacientes/1.000 días de estancia) a 27 en el 2016 hasta septiembre incluido (tasa 3,9 pacientes/1.000 días de estancia), de los cuales 21 pertenecen al primer trimestre del año, es decir, antes de iniciar la intervención de limpieza. Si comparamos un periodo de 6 meses antes y después de la intervención, durante octubre 2015-marzo 2016 el número de pacientes colonizados/infectados fue de 51 (tasa 9,7 pacientes/1.000 días de estancia) versus 6 pacientes en los meses abril-septiembre 2016 (tasa 1,4 pacientes/1.000 días de estancia). Uno de los objetivos del programa Resistencia Zero es reducir un 20% la tasa de pacientes en los que se identifican MMR. En nuestra UCI con la intervención de limpieza descrita y comparando el periodo de 6 meses pre y postintervención se ha logrado una disminución del 88,3% en el número de pacientes colonizados/infectados. El descenso de A. baumannii provocó una disminución sustancial del gasto en colistina. En el año 2015 se utilizaron 8.380 viales (80mg) con un coste de 46.146€, versus 4.274 viales (23.961€) hasta septiembre del 2016 y esto teniendo en cuenta que la mayor parte del gasto del 2016 es atribuible al primer trimestre, antes de iniciar la intervención. En la figura 1 se muestra el número de pacientes colonizados/infectados por A. baumannii durante los años 2015-2016.

Figura 1.
(0,15MB).

Número de pacientes colonizados/infectados por Acinetobacter baumannii multirresistente durante los años 2015 y 2016. La flecha señala el inicio de la intervención.

La detección precoz, el aislamiento de los pacientes colonizados y la limpieza del medio ambiente son algunas de las medidas recomendadas para controlar un brote de A. baumannii1,7,9,10. En nuestro caso, estas medidas rutinarias fueron ineficaces durante muchos años. Solamente la implementación añadida de una campaña de limpieza ambiental exhaustiva y mantenida en el tiempo, complementada con desinfección puntual con peróxido de hidrógeno consiguió controlar la situación de endemia.

Mejorar la limpieza ambiental es una de las intervenciones recomendadas como fundamental para mitigar la transmisión de A. baumannii. Lo sabemos y es algo obvio, pero tenemos que seguir recordándolo y trabajando activamente sobre ello si queremos controlar los brotes en las UCI. En nuestra experiencia, el viejo mensaje de implementar una campaña de limpieza ambiental verdaderamente exhaustiva y además realizada de forma constante y protocolizada ha funcionado satisfactoriamente.

Agradecimientos

A todos los profesionales de la UCI, y al equipo de limpiadoras de la UCI por su esfuerzo y empeño en controlar la endemia de Acinetobacter baumannii.

Bibliografía
[1]
D.J. Weber,D. Anderson,W.A. Rutala
The role of the surface environment in healthcare-associated infections
Curr Opin Infect Dis, 26 (2013), pp. 338-344 http://dx.doi.org/10.1097/QCO.0b013e3283630f04
[2]
J.A. Otter,S. Yezli,J.A. Salkeld,G.L. French
Evidence that contaminated surfaces contribute to the transmission of hospital pathogens and an overview of strategies to address contaminated surfaces in hospital settings
Am J Infect Control, 41 (2013), pp. S6-11 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajic.2012.12.004
[3]
J.M. Boyce
Environmental contamination makes an important contribution to hospital infection
J Hosp Infect, 65 (2007), pp. S50-S54
[4]
B.G. Mitchell,S.J. Dancer,M. Anderson,E. Dehn
Risk of organism acquisition from prior room occupants: A systematic review and meta-analysis
J Hosp Infec, 91 (2015), pp. 211-217
[5]
P. Carling
Methods for assessing the adequacy of practice and improving room disinfection
Am J Infect Control, 41 (2013), pp. S20-25 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajic.2013.01.003
[6]
D.J. Weber,W.A. Rutala,D.J. Anderson,L.F. Chen,E.E. Sickbert-Bennett,J.M. Boyce
Effectiveness of ultraviolet devices and hydrogen peroxide systems for terminal room decontamination: Focus on clinical trials
Am J Infect Control, 44 (2016), pp. e77-e84 http://dx.doi.org/10.1016/j.ajic.2015.11.015
[7]
J. Garnacho-Montero,G. Dimopoulos,G. Poulakou,M. Akova,J.M. Cisneros,J. de Waele
Task force on management and prevention of Acinetobacter baumannii infections in the ICU
Intensive Care Med, 41 (2015), pp. 2057-2075 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-015-4079-4
[8]
Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas. SEMICYUC. Estudio Nacional de Vigilancia de Infección Nosocomial en Servicios de Medicina Intensiva. ENVIN-HELICS [consultado 27 Ago 2016]. Disponible en: http://hws.vhebron.net/envin-helics/
[9]
J. Garnacho-Montero,R. Amaya-Villar
Multiresistant Acinetobacter baumannii infections: Epidemiology and management
Curr Opin Infect Dis, 23 (2010), pp. 332-339 http://dx.doi.org/10.1097/QCO.0b013e32833ae38b
[10]
L. Gavaldà,A.M. Soriano,J. Cámara,R. Gasull,O. Arch,M. Ferrer
Control of endemic extensively drug-resistant Acinetobacter baumannii with a cohorting policy and cleaning procedures based on the 1 room, 1 wipe approach
Am J Infect Control, 1 (2016), pp. 520-524
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?