Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 38. Núm. 6.
Páginas 397-399 (Agosto - Septiembre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 38. Núm. 6.
Páginas 397-399 (Agosto - Septiembre 2014)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.medin.2012.04.005
Acceso a texto completo
Neumonía grave por Pneumocystis jiroveci en paciente con enfermedad de Crohn y tratamiento con adalimumab
Pneumocystis jiroveci pneumonia in a Crohn's disease patient treated with adalimumab
Visitas
4525
N. Montserrat Ortiz??
Autor para correspondencia
neus-montserrat@hotmail.es

Autor para correspondencia.
, P. Gormaz Torres, M. Justes Mateos, G. Bello Rodriguez, E. Vicario Izquierdo, M. León Vallés
Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario Arnau de Vilanova, Lleida, España
Este artículo ha recibido
4525
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

El adalimumab (AD) es un anticuerpo monoclonal humano recombinante, con actividad inmunosupresora selectiva, que actúa neutralizando la función biológica del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α).

Desde el año 2007, se halla aprobado en España para el tratamiento de la enfermedad de Crohn (EC) activa grave, en pacientes que no hayan respondido a una terapia, completa y adecuada con corticoesteroides y/o inmunosupresores, o tienen intolerancias o contraindicaciones médicas para este tipo de terapias1.

Aunque en un reciente estudio de nuestro país2, se concluye que es eficaz y seguro en el tratamiento de la EC, se han descrito casos de tuberculosis (TBC) y de infecciones oportunistas graves asociadas al tratamiento con AD: fúngicas, virales, parasitarias y bacterianas oportunistas (Nocardia)3.

Esta complicación infecciosa puede ocurrir durante los primeros meses de terapia y ser causa de una importante morbimortalidad en pacientes tratados con este agente biológico anti TNF-α.

Presentamos el caso de un varón de 31 años que ingresa en el hospital por cuadro clínico de 15 días de evolución consistente en fiebre (hasta 40°C), dolor abdominal, 5-8 deposiciones diarreicas/día junto con tos sin expectoración ni dolor pleurítico.

Nueve meses antes se había diagnosticado de EC con ileitis estenosante mediante colonoscopia con biopsia y tomografía computarizada (TC) abdominal. Se trató inicialmente con mesalazina 3 g/día, pero al tercer mes de evolución se asoció budesonida en cápsulas (6 mg/día) y adalimumab (40 mg en inyección subcutánea cada 2 semanas), ya que seguía presentando episodios recurrentes de fiebre, diarrea y dolor abdominal, que ya habían precisado un ingreso hospitalario.

La analítica inicial destaca por proteína C reactiva 407mg/L. La radiografía simple de tórax y abdomen se valoran como dentro de la normalidad.

La evolución es desfavorable tras 24h de ingreso, con aumento del número de deposiciones líquidas, persistencia de fiebre pese a antitérmicos, taquipnea (>40 ciclos/minuto) e insuficiencia respiratoria aguda severa que precisa ingreso en la unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y oxigenoterapia a alto flujo con FiO2 >60%.

La radiografía simple de tórax evidencia ahora infiltrado intersticial bilateral (fig. 1). La analítica en UCI destaca por PaO2/FiO2<200, tiempo protrombina (INR) ratio 1,55, proteína C reactiva 249mg/L, sin leucocitosis.

Figura 1.

Radiografía de toráx.

(0,08MB).

Con la orientación diagnóstica de neumonía y episodio de reagudización de su EC, en paciente inmunodeprimido, se solicitan diversos estudios microbiológicos. Se consigue muestra respiratoria tras inducción del esputo y se inicia antibioterapia con meropenem, levofloxacino, sulfametoxazol-trimetoprima (SMX-TMP) y oseltamivir.

Microbiología identifica reacción de cadena de polimerasa (PCR) positiva en esputo para Pneumocystis jiroveci (PJ) por lo que se asocia corticoterapia intravenosa. El resto de los estudios microbiológicos son negativos incluyendo antigenurias para Legionella y Neumococo, baciloscopia, cultivo y PCR en esputo para TBC, PCR en frotis nasofaringeo para gripe A, prueba de tuberculina, hemocultivos, serologías para el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y para el diagnóstico de neumonías atípicas.

La evolución del paciente mejora, lo que permite practicar TC toraco-abdominal que revela afectación pulmonar bilateral con edema intersticial compatible con el diagnóstico de neumonía por PJ y advierte extensos cambios inflamatorios en parénquima hepático (fig. 2). Con la orientación de colangitis y focos de abcesificación, se procede a punción-aspiración con aguja fina eco-guiada que obtiene líquido purulento en el que crece Propinebacterium acnes (no se descarta contaminación).

Figura 2.

TC abdominal. Foco de abscesificación en el parénquima hepático (flecha).

(0,08MB).

El paciente mejora paulatinamente, pudiendo ser alta de UCI tras 10 días de ingreso. Se mantiene evolución clínica y radiológica positiva con TC toraco-abdominal de control que informa de resolución del infiltrado pulmonar y de los focos de abcesificación hepáticos. Se procede al alta hospitalaria tras 19 días de ingreso y seguimiento domiciliario posterior favorable.

En resumen, informamos del caso de un paciente joven con EC que se trata con AD ante ausencia de respuesta a la terapia habitual y sufre complicación con neumonía grave por PJ y absceso hepático tras 3 meses de terapia.

En una búsqueda sistemática de la literatura médica, solo encontramos 9 estudios que relacionen la terapia con AD y neumonía por PJ. La mayoría en pacientes con artritis reumatoide3–6, ninguno de nuestro país y solo un trabajo en pacientes con EC7.

Los agentes bloqueantes del TNF-α como el AD han revolucionado el manejo de la artritis reumatoide, espondiloartropatías y de la EC. Sin embargo, tal y como especifica la ficha técnica del fármaco, los pacientes que están en tratamiento con estos agentes biológicos tienen mayor riesgo de adquirir infecciones oportunistas graves cuyo diagnóstico no siempre es fácil8.

El TNF-α tiene gran importancia en la fisiopatología de la respuesta frente a la infección y juega un papel crucial en las defensas del huésped4.

Ello obliga a una estrecha vigilancia para la detección precoz de infecciones (incluyendo TBC e infecciones oportunistas), antes, durante y después del tratamiento con AD.

En el citado estudio que incluye 174 pacientes tratados con AD en la Comunidad de Madrid2, la prevalencia de eventos adversos fue del 18% que provocaron la retirada del fármaco en el 21% de los tratados. Estos autores comunican 5 abscesos, que fue el evento adverso más frecuente y que también presentó nuestro paciente.

El diagnóstico de neumonía por PJ no es fácil. Junto a la sospecha clínica, una opacidad difusa pulmonar bilateral en vidrio deslustrado en la TC y unos niveles sanguíneos elevados de 1,3 β- D glucano (determinación analítica que no es posible en nuestro centro), sugieren la infección por PJ. El diagnóstico se confirma con la identificación del hongo en secreciones bronquiales mediante tinciones de Giemsa o de plata metenamina y/o la detección del ADN del hongo mediante la reacción a la cadena de la polimerasa5.

La insistencia en inducir el esputo9, permitió en nuestro caso hacer el diagnóstico mediante la PCR. El aspecto de la radiografía de tórax, la gravedad del cuadro clínico y la terapia con AD, fueron consideraciones claves para incluir la cobertura específica del PJ en la terapia empírica inicial de este paciente.

Concluimos que la posibilidad de infección por PJ debe ser investigada minuciosamente en pacientes tratados con agentes biológicos como AD. Además debe considerarse la cobertura empírica de este hongo, cuando el paciente tratado con AD se halla en situación de amenaza vital, junto con una clínica y radiología compatible.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Enfermedad de Crohn Informe para el Comité de Actualización de la Guía Farmacoterapéutica de Hospitales de Andalucía 28/11/2007 [consultado 5 Mar 2012]. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/contenidos/publicaciones/datos/321/html/Adalimumab-Crohn.pdf
[2]
J.I. Fortea, Y. González, B. Casis, M. Chaparro, P. López, M. Van Domselaar, et al.
Adalimumab es eficaz a largo plazo en la práctica clínica real en la enfermedad de Crohn luminal y perianal. La experiencia de Madrid.
Gastroenterol Hepatol, 34 (2011), pp. 443-448
[3]
I. Marie, E. Guglielmino.
Non tuberculous anti-TNF associated opportunistic infections.
Rev Med Interne, 31 (2010), pp. 353-360
[4]
U. Kalyoncu, O. Karadag, A. Akdogan, B. Kisacik, M. Erman, S. Erguven, et al.
Pneumocystis carinii pneumonia in a rheumatoid arthritis patient treated with adalimumab.
Scand J Infect Dis, 39 (2007), pp. 475-478
[5]
H. Kameda, H. Tokuda, F. Sakai, T. Johkoh, S. Mori, Y. Yoshida, et al.
Clinical and radiological features of acute-onset diffuse interstitial lung diseases in patients with rheumatoid arthritis receiving treatment with biological agents: importance of Pneumocystis pneumonia in Japan revealed by a multicenter study.
Intern Med, 50 (2011), pp. 305-313
[6]
S. Martinez, V. Sellam, S. Marco, C. Sanfiorenzo, F. Macone, C. Marquette.
Tuberculosis and pneumocystis: an unusual co-infection.
Rev Mal Respir, 28 (2011), pp. 92-96
[7]
I.C. Lawrance, G.L. Radford-Smith, P.A. Bampton, J.M. Andrews, P.K. Tan, A. Croft, et al.
Serious infections in patients with inflammatory bowel disease receiving anti-tumor-necrosis-factor-alpha therapy: an Australian and New Zealand experience.
J Gastroenterol Hepatol, 25 (2010), pp. 1732-1738
[8]
M. Salavert, R. Granada, A. Díaz, R. Zaragoza.
Papel de las infecciones víricas en pacientes inmunodeprimidos.
Med Intensiva, 35 (2011), pp. 117-125
[9]
L. Prieto.
El esputo inducido como método para el estudio de la inflamación bronquial.
Arch Bronconeumol, 47 (2011), pp. 323-324
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.