Información de la revista
Vol. 37. Núm. 7.
Páginas 443-451 (Octubre 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
Vol. 37. Núm. 7.
Páginas 443-451 (Octubre 2013)
Original
DOI: 10.1016/j.medin.2013.06.002
Acceso a texto completo
Recursos estructurales de los Servicios de Medicina Intensiva en España
Intensive Care Services resources in Spain
Visitas
...
M.C. Martína,??
Autor para correspondencia
mcmartindelgado@gmail.com

Autor para correspondencia.
, C. Leónb, J. Cuñatc, F. del Nogald
a Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario de Torrejón, Torrejón de Ardoz, Madrid, España
b Unidad Clínica de Cuidados Críticos y Urgencias, Hospital Universitario de Valme, Universidad de Sevilla, Sevilla, España
c Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario La Fe, Valencia, España
d Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Severo Ochoa, Leganés, Madrid, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (6)
Tabla 1. Características de los hospitales
Tabla 2. Relación del número de camas de los hospitales y Servicios de Medicina Intensiva encuestados entre las comunidades autónomas
Tabla 3. Unidades dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número y tipo de UCI por comunidad autónoma
Tabla 4. Unidades dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número de camas por tipo de UCI
Tabla 5. Unidades no dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número y tipo de área asistencial por comunidad autónoma
Tabla 6. Unidades no dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número de camas por tipo de área asistencial
Mostrar másMostrar menos
Figuras (1)
Resumen
Objetivos

Identificar los recursos existentes con relación a la atención de pacientes críticos en España, ubicados en unidades asistenciales dependientes de Servicios de Medicina Intensiva (SMI), o de otros servicios/especialidades, analizando su distribución según las características de los hospitales, y por comunidades autónomas.

Diseño

Estudio prospectivo, observacional.

Ámbito

Hospitales españoles.

Participantes

Jefes de SMI.

Variables de interés principales

Número de unidades y camas de pacientes críticos y dependencia funcional.

Resultados

El número total de registros obtenidos con al menos un SMI fueron 237, con un total de camas hospitalarias de 100.198. Predominaron los hospitales de nivel iii (43,5%) y nivel ii (35%). El 73% de los hospitales fueron de gestión pública y el 55,3%, no universitarios. El número total de camas de críticos de adultos identificadas fue de 4.738 (10,3/100.000 habitantes). Los SMI registrados disponen de 258 UCI, con 3.363 camas, predominando las UCI polivalentes (81%), y de 43 Unidades de Cuidados Intermedios. El número de pacientes atendidos en los SMI durante el año 2008 fue de 174.904, con un porcentaje de ocupación del 79,5%.

Se identificaron 228 unidades asistenciales que atienden pacientes críticos dependientes de otros servicios con 2.233 camas, 772 pediátricas o neonatales. Excluyendo estas últimas, hay un predominio marcado de unidades posquirúrgicas, seguido de unidades coronarias y de cirugía cardiaca.

Conclusiones

El 71% de las camas disponibles en las unidades de críticos en España, que atienden a pacientes adultos graves, son dependientes de los SMI y, en su mayoría, son polivalentes.

Palabras clave:
Cuidados críticos
Recursos
Camas
Servicios de Medicina Intensiva
Summary
Objectives

To identify the resources related to the care of critically ill patients in Spain, which are available in the units dependent of the Services of Intensive Care Medicine (ICM) or other services/specialties, analyzing their distribution according to characteristics of the hospitals and by autonomous communities.

Design

Prospective observational study.

Setting

Spanish hospitals.

Participants

Heads of the Services of ICM.

Main outcome variables

Number of units and beds for critically ill patients and functional dependence.

Results

The total number of registries obtained with at least one Service of ICM was 237, with a total of 100,198 hospital beds. Level iii (43.5%) and level ii (35%) hospitals predominated. A total of 73% were public hospitals and 55.3% were non-university centers. The total number of beds for adult critically ill patients, was 4,738 (10.3/100,000 inhabitants). The services of ICM registered had available 258 intensive are units (ICUs), with 3,363 beds, mainly polyvalent ICUs (81%) and 43 intermediate care units. The number of patients attended in the Services of ICM in 2008 was 174,904, with a percentage of occupation of 79.5%

A total of 228 units attending critically ill patients, which are dependent of other services with 2,233 beds, 772 for pediatric patients or neonates, were registered. When these last specialized units are excluded, there was a marked predominance of postsurgical units followed by coronary and cardiac units.

Conclusions

Seventy one per cent of beds available in the Critical Care Units in Spain are characterized by attending severe adult patients, are dependent of the services of ICM, and most of them are polyvalent.

Keywords:
Critical care
Resources
Beds
Services of Intensive Care Medicine
Texto completo
Introducción

La medicina intensiva constituye uno de los principales componentes de los sistemas sanitarios modernos y es el último eslabón en la atención del enfermo crítico. El futuro hace prever una demanda creciente de este tipo de medicina, con un porcentaje importante de la población que requerirá atención en los Servicios de Medicina Intensiva (SMI), donde la mortalidad es necesariamente elevada, y donde se consume una parte importante de todos los recursos sanitarios1. Los hospitales actuales, con tendencia a reducir de forma significativa las camas disponibles, han incrementado en los últimos años la actividad de la medicina intensiva. Así pues, es un recurso con una demanda creciente y que conlleva un alto gasto sanitario. En Estados Unidos se considera que más de la mitad de la población ingresará en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a lo largo de su vida, y que un porcentaje importante fallecerá en estas unidades, consumiendo el 0,66% del producto interior bruto del país2. Este incremento de demanda, junto con la limitación de recursos, lleva a la necesidad de conocer con exactitud la disponibilidad de estos servicios.

Por otro lado, situaciones específicas han llevado a que en determinados momentos las necesidades en la atención de pacientes críticos puedan verse incrementadas de forma imprevisible, como ocurrió en la reciente pandemia de gripe A.

Estudios previos han demostrado la dificultad de disponer de forma fiable de datos con relación a las camas de enfermos críticos, y la necesidad de buscar esta información a través de diferentes fuentes de datos3. En este mismo sentido, la falta de datos actualizados, y sobre todo su carácter dinámico, hacen difícil conocer con exactitud esta información.

La variabilidad en las definiciones utilizadas y los modelos organizativos heterogéneos en la atención de los enfermos críticos hacen difícil la comparación de datos entre los diferentes estudios, e impiden disponer de información fiable para una toma de decisiones en la planificación y gestión que permita adecuar los recursos a las demandas actual y futura.

Consciente de dicha necesidad, la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) planteó como objetivo de este estudio identificar los recursos existentes con relación a la atención de pacientes críticos en nuestro país, en concreto el número de SMI, Unidades de Críticos (UC) y camas de enfermos críticos dependientes de los SMI, así como las unidades asistenciales que atienden a pacientes críticos dependientes de otros servicios/especialidades, analizando su distribución según las características de los hospitales, y por comunidades autónomas.

Material y métodos

El estudio fue llevado a cabo desde la propia sede de la SEMICYUC.

Identificación y recolección de información sobre los Servicios de Medicina Intensiva y Unidades de Críticos

El registro para el análisis de datos se realizó entre el periodo de octubre 2010 y abril de 2011, en diferentes fases:

  • -

    Fase 1. Se realizó la identificación inicial de SMI y UCI a partir de las bases de datos existentes en la SEMICYUC (listado de 285 centros), sociedades autonómicas, catálogo general de hospitales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (907 centros) y listado de centros participantes en el estudio de la gripe A grave (encuesta específica en fase de pandemia).

  • -

    Fase 2. Se envió un correo electrónico a todos los SMI registrados en el que se solicitaba al director o al jefe de servicio la cumplimentación de una encuesta con datos epidemiológicos (anexo 1). En el caso de no existir dudas en las respuestas, se incluyeron en el registro.

  • -

    Fase 3. En los casos en los que existieron dudas o la encuesta no fue contestada en primera instancia, se realizó una segunda acción a través de contacto telefónico con el objetivo de recoger los datos requeridos o aclarar las dudas de los datos enviados.

  • -

    Fase 4. Los datos fueron contrastados por los presidentes de las sociedades autonómicas pertenecientes a la sociedad científica.

Variables analizadas

Se analizaron las variables siguientes: hospital (dirección, ciudad, teléfono, fax, web, comunidad autónoma a la que pertenece), número de camas del hospital, nivel de hospital (I, II, III), titularidad del centro sanitario (pública, privada, mixta), categoría (universitario o no), filiación del jefe de servicio encuestado (email, teléfono contacto), tipo y número de camas del SMI, en el caso de existir más de una unidad dependiente del SMI (UCI o UC): tipo y número de camas. Las UCI se consideraron: medicoquirúrgica (incluido coronarios), medicoquirúrgica (no coronarios), médica, quirúrgica, cirugía cardiaca, trasplantes, coronarias, neurocríticos, traumatología, grandes quemados, pediatría, neonatología, área de urgencias y número total de camas del SMI. Se recogió, asimismo, la actividad propia del SMI, con relación al número de ingresos admitidos en los SMI, y el porcentaje de ocupación durante el año 2008. Se registraron además el tipo de unidades y el número de camas de críticos no dependientes del SMI que fueron clasificadas: polivalente, medicoquirúrgica, médica, quirúrgica/reanimación, coronarias, cirugía cardiaca, neurocríticos/traumatología, grandes quemados, pediatría, neonatología, área urgencias, unidad de ictus, hemodinámica y otras.

Definiciones

Los hospitales fueron clasificados en 3 niveles, de acuerdo con las definiciones establecidas en la guía para la coordinación, evaluación y gestión de los servicios de medicina intensiva, publicada por el INSALUD en 19973: nivel i (comarcal), nivel ii (de especialidades), nivel iii (regional)4.

Unidad de Críticos o Unidad de Cuidados Intensivos

Espacio físico diferenciado donde se atiende a enfermos críticos. Pueden ser polivalentes o especializadas en la atención de determinadas patologías.

Servicio de Medicina Intensiva

Servicio hospitalario con dependencia jerárquica directa de dirección médica-gerencia, dirigido por un intensivista y que puede estar constituido por diferentes UC.

Unidades de Cuidados Intermedios

Áreas hospitalarias con dotación técnica y humana suficiente para proporcionar una vigilancia y cuidados asistenciales con nivel inferior a las UCI, pero muy superior a las áreas convencionales de hospitalización. Se incluyen las dependientes de los SMI.

Un SMI puede estar constituido por una sola unidad o por varias unidades dependientes del mismo SMI.

Los SMI pueden estar formados por diferentes unidades estructurales (UCI) o áreas dentro del hospital, siempre y cuando estén a cargo del propio director o jefe de servicio.

Un hospital puede tener diferentes SMI (diferentes direcciones) y otras UC que no formen parte propiamente del SMI. En función de las características organizativas de cada hospital, los pacientes críticos pueden ser atendidos por otros servicios diferenciados del SMI.

La gestión de los datos y el análisis estadístico se realizó mediante Excel (2003). Las variables cualitativas se describen con el porcentaje de distribución.

Resultados

El número total de registros con al menos un SMI fue de 237. No fueron incluidos hospitales que no tenían específicamente SMI, ni los 48 hospitales que no habían contestado a la encuesta. Existe un predominio de centros de nivel iii (43,5%), seguidos por hospitales de nivel ii (35%), y de hospitales con gestión pública (73%) pertenecientes al Sistema Nacional de Salud, teniendo el 55,3% de los hospitales encuestados la categoría de hospitales no universitarios, con un número total de camas hospitalarias de 100.198 (tabla 1).

Tabla 1.

Características de los hospitales

  Números n (%) 
Registros  237 
Hospital nivel
I (comarcal)  51 (21,5) 
II (especialidades)  83 (35) 
III (regionales)  103 (43,5) 
Gestión
Pública  173 (73) 
Privada  47 (19,8) 
Mixta  17 (7,2) 
Universitarios  106 (44,7) 
Número total de camas hospitalarias  100.198 

El número total de camas de críticos identificadas fue de 5.596. Excluyendo las camas de neonatología, pediatría y unidades de ictus, fueron 4.738. Esto representa, ajustado al censo poblacional a fecha de 1 abril de 2011 que era de 46.148.605 habitantes, 10,3 camas por 100.000 habitantes.

En la tabla 2 se relacionan las comunidades autónomas, el número de SMI encuestados, así como el número de camas hospitalarias.

Tabla 2.

Relación del número de camas de los hospitales y Servicios de Medicina Intensiva encuestados entre las comunidades autónomas

  Camas hospitalarias  SMI 
Andalucía  13.056  32 
Aragón  3.178 
Asturias  5.116 
Baleares  3.007 
Canarias  3.132 
Cantabria  847 
Castilla La Mancha  3.736  10 
Castilla-León  6.684  11 
Cataluña  14.363  38 
Comunidad de Madrid  18.277  45 
Comunidad de Valencia  10.278  32 
Extremadura  2.358 
Galicia  8.952  15 
La Rioja  630 
Murcia  2.499 
Navarra  610 
País Vasco  3.475  10 
Total  100.198  237 

SMI: Servicios de Medicina Intensiva.

Los SMI disponen, en los 237 centros registrados, de 258 UCI o UC dependientes de un SMI, con un número de camas disponibles de 3.363, siendo el número de pacientes atendidos en estas unidades en el año 2008 de 174.904, con un porcentaje de ocupación de los servicios del 79,5%. El número de Unidades de Cuidados Intermedios dependientes de los SMI es de 43.

En la tabla 3 se relacionan el número y tipo de las UC dependientes de los SMI, y su distribución entre las comunidades autónomas. Se detecta un predominio evidente de UCI de carácter polivalente (médicas-quirúrgicas y coronarias) 209 (81%), con un predominio en UC en las comunidades de Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia, que aglutinan el 62,2% del total.

Tabla 3.

Unidades dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número y tipo de UCI por comunidad autónoma

  Polival  Med  T/NC  CC  Cor  Resp  Urg  Quir  GQ  Ped  Dig  Total 
Andalucía  31  42 
Aragón 
Asturias 
Baleares 
Canarias  11 
Cantabria 
Castilla La Mancha 
Castilla-León 
Cataluña  35  47 
Comunidad de Madrid  40  48 
Comunidad de Valencia  24  27 
Extremadura 
Galicia  13  14 
La Rioja 
Murcia 
Navarra 
País Vasco    12 
Total  209  16  258 

CC: cirugía cardiaca; Cor: coronarias; Dig: digestivo; GQ: grandes quemados; Med: médicas; Ped: pediatría; Polival: polivalentes (medicas/quirúrgicas/coronarias); Quir: quirúrgicas; Resp: respiratorio; T/NC: trauma/neurocríticos; Urg: urgencias.

En la tabla 4 se describe el número de camas por tipo de UCI de las unidades dependientes de los SMI. Se observa que el mayor número de camas se encuentra en las unidades polivalentes, con 2.852, que representan el 84,8% de los recursos, seguido por UCI médicas, de trauma/neurocríticos y cirugía cardiaca, que representan el 6,3, 2,7 y el 2,4%, respectivamente.

Tabla 4.

Unidades dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número de camas por tipo de UCI

  Polival.  Med  T/NC  CC  Cor  Resp  Ped  GQ  Quir.  Urg  Dig  Total 
Andalucía  379  29  38  32  491 
Aragón  114  114 
Asturias  56  10  72 
Baleares  65  65 
Canarias  136  26  170 
Cantabria  24  12  50 
Castilla La Mancha  119  119 
Castilla-León  128  128 
Cataluña  454  13  10  13  521 
Comunidad de Madrid  548  58  20  14  10  653 
Comunidad de Valencia  300  31    339 
Extremadura  66  66 
Galicia  201  15  216 
La Rioja  17  17 
Murcia  98  98 
Navarra  32  20  52 
País Vasco  139  21  20  12  192 
Total  2.852  213  92  81  40  21  18  16  13  3.363 

CC: cirugía cardiaca; Cor: coronarias; Dig: digestivo; GQ: grandes quemados; Med: médicas; Ped: pediatría; Polival: polivalentes (medicas/quirúrgicas/coronarias); Quir: quirúrgicas; Resp: respiratorio; T/NC: trauma/neurocríticos; Urg: urgencias.

Las unidades asistenciales que atienden pacientes críticos dependientes de otros servicios o especialidades (no dependientes de los SMI) están representadas en la tabla 5, donde se relacionan el tipo y número de estas unidades y su distribución por las comunidades autónomas. El número total de unidades analizadas ha sido de 228, siendo más numerosas las unidades quirúrgicas/reanimación posquirúrgicas 78 (34,2%), seguidas de las neonatales 49 (21,4%), las UCI pediátricas 32 (14%), las de unidades coronarias 25 (10,9%) y las unidades de ictus 14 (6,1%).

Tabla 5.

Unidades no dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número y tipo de área asistencial por comunidad autónoma

  Quir/Rea  NN  Ped  Cor  Ictus  CC  Urg  GQ  T/NC  Otras  Polival  Med  HMDC  Total 
Andalucía  11  20 
Aragón 
Asturias  12 
Baleares 
Canarias 
Cantabria 
Castilla La Mancha  12 
Castilla-León  15 
Cataluña  13  11  43 
Comunidad de Madrid  14  39 
Comunidad de Valencia  16 
Extremadura  10 
Galicia  29 
La Rioja 
Murcia 
Navarra  -- 
País Vasco 
Total  78  49  32  25  14  13  228 

CC: cirugía cardiaca; Cor: coronarias; GQ: grandes quemados; HMDC: hemodinámicas. Med: médicas; NN: neonatología; Ped: pediatría; Polival: polivalentes (médicas/quirúrgicas/coronarias); Quir/Rea: quirúrgicas/reanimación; T/NC: trauma/neurocríticos; Urg: Urgencias.

En la tabla 6 se relacionan el número de camas de estas UC no dependientes de los SMI. El número total de camas es de 2.233, objetivando un predominio marcado de camas posquirúrgicas con 907, seguidas de unidades de neonatología con 507, UCI pediátricas con 265, unidades coronarias con 201 y unidades de cirugía cardiaca con 117 camas. Las comunidades de Madrid, Cataluña, Galicia y Valencia ocupan los 4 primeros puestos en cuanto al mayor número de UC y camas operativas. Las unidades quirúrgicas/reanimación se agrupan mayormente en las comunidades autónomas de Madrid, Galicia, Andalucía y Cataluña. En lo referente a unidades coronarias, se agrupan en las comunidades de Cataluña, Madrid, Galicia, Castilla-León y Castilla la Mancha.

Tabla 6.

Unidades no dependientes de los Servicios de Medicina Intensiva. Número de camas por tipo de área asistencial

  Quir/Rea  NN  Ped  Cor  CC  Ictus  Urg  GQ  T/NC  Poliv  Med  HMDC  Otras  Total 
Andalucía  108  26  16  14  17  187 
Aragón  32  14  58 
Asturias  66  24  14  15  16  12  147 
Baleares  18  31 
Canarias  16  14  12  50 
Cantabria  18 
Castilla La Mancha  10  17  10  18  66 
Castilla-León  67  25  12  29  139 
Cataluña  107  129  25  42  28  16  10  369 
Comunidad de Madrid  158  76  70  35  18  12    391 
Comunidad de Valencia  94  26  35  19  12  190 
Extremadura  16  16  14  77 
Galicia  150  68  42  34  20    47  366 
La Rioja 
Murcia  22  25 
Navarra 
País Vasco  43  54  10    116 
Total  907  507  265  201  117  68  48  31  18  55  2.233 

CC: cirugía cardiaca; Cor: coronarias; GQ: grandes quemados; HMDC: hemodinámicas. Med: médicas; NN: neonatología; Ped: pediatría; Polival: polivalentes (médicas/quirúrgicas/coronarias); Quir/Rea: quirúrgicas/reanimación; T/NC: trauma/neurocríticos; Urg: Urgencias.

Si se excluyen las camas de neonatología y pediatría, y unidades de ictus, el número de camas de críticos de adultos dependientes o no de los SMI es de 3.345 vs. 1.393, respectivamente, lo que representa el 71%, de las camas de pacientes críticos adultos registradas.

Discusión

Utilizando distintas fuentes de información, se ha actualizado la base de datos de la SEMICYUC de los SMI de los 237 hospitales de distintos niveles y categorías de nuestro país que han contestado a la encuesta enviada, lo que representa una tasa de respuesta del 83%.

En los últimos años, la creciente demanda para la atención de pacientes críticos se ha convertido en un reto para los sistemas sanitarios a la hora de planificar y gestionar uno de los recursos asistenciales a los que se asocia un mayor gasto sanitario.

El incremento de las necesidades de camas para este tipo de pacientes se debe a varios factores entre los que destacan poblaciones más envejecidas con mayor comorbilidad y, especialmente, unas mayores expectativas sobre lo que la medicina intensiva es capaz de hacer5. Además, situaciones excepcionales a lo largo de los años6 y de forma reciente, en el caso de la pandemia de la gripe A, han alarmado a los responsables sanitarios, cuestionando de forma súbita la adecuación de los recursos a una demanda inesperada7.

Por otro lado, países como Estados Unidos8 y Noruega9 ya han puesto de manifiesto la dificultad de dar cobertura a este incremento de demanda generalizada, que se prevé sea todavía mayor en los próximos años, y la imposibilidad de ofrecer a todos los pacientes críticos la atención por intensivistas, considerado el estándar de calidad10.

Algunos autores han resaltado las implicaciones de la disponibilidad de camas de críticos tanto por defecto como por exceso, contemplando el impacto que podría suponer, en términos de riesgo-beneficio para los pacientes y para la sociedad en situaciones extremas de recursos, comparándolo con la curva de Starling, aunque sin poder dar una respuesta concreta a esta cuestión11.

Es evidente la necesidad imperiosa de conocer con exactitud los recursos existentes para la atención de enfermos críticos, y disponer de datos fiables y dinámicos para buscar soluciones que permitan ajustar de forma efectiva, segura y eficiente los recursos a las necesidades para planificar el futuro a partir de la realidad actual.

Este estudio ha pretendido dar respuesta en España a dicha necesidad, a través del registro y análisis de aspectos concretos estructurales, con el objetivo de conocer el número de SMI y UCI existentes, tipo de unidades y número de camas disponibles, así como otras estructuras hospitalarias que atienden a pacientes críticos sin dependencia funcional de un SMI.

Existen pocos estudios relacionados con la identificación de recursos para la atención del paciente crítico, y muchos de ellos con resultados incompletos y, en ocasiones, inconsistentes. La realidad es que muchos países no disponen de bases de datos oficiales, completas y fiables sobre las camas de intensivos existentes. Algunos países como el Reino Unido tienen un registro estatal y, en otros, como Alemania, es la propia sociedad científica la que gestiona los datos12.

Otra de las principales limitaciones al analizar los datos es la amplia heterogeneidad en las definiciones utilizadas por los diferentes registros a la hora de definir las estructuras funcionales13, así como la existencia de distintos modelos organizativos en la atención de pacientes críticos, lo que hace todavía más difícil la disponibilidad de información contrastada.

En un estudio multicéntrico en el que se analiza la variabilidad en los servicios de críticos en América del Norte y Europa occidental, nuestro país aportó un número de 258 UCI con 3.628 camas de UCI, lo que supone 8,2 camas de UCI por 100.000 habitantes, y un porcentaje de 2,5% sobre el total de camas de hospitalización14.

Aunque existen referencias parciales de la disponibilidad de camas en diferentes países, hasta hace poco tiempo no existían datos agregados y comparativos de Europa. El estudio de Rhodes et al.12 tiene como objetivo identificar el número de camas de críticos disponibles y la variabilidad entre los diferentes países europeos. En este estudio se incluyen las camas de UCI e intermedios y se excluyen las camas privadas y las unidades específicas como coronarias, unidades de ictus y de diálisis. Los resultados muestran la existencia de 73.585 camas de críticos, lo que supone un 2,8% de las camas de agudos, con una media de 11,5 camas por 100.000 habitantes, contrastando de forma significativa con las 28/100.000 habitantes en Estdaos Unidos en el año 201015. Existen grandes diferencias entre países, con un número muy elevado en camas de críticos, corregido por la población, en Alemania con 29,2/100.000 habitantes, y muy bajo en Portugal (4,2/100.000 habitantes), lo que supone 6,9 veces más en un país que en otro. España estaría situada en una posición intermedia con un número de 9,7/100.00 habitantes.

En este estudio, el número de camas de críticos identificadas fue de 4.738, excluyendo la población pediátrica y neonatal así como las unidades de ictus. Esto representa, ajustado al censo poblacional a fecha de 1 abril de 2011 de 46.148.605 habitantes, un total de 10,3 camas/100.000 habitantes. Estas diferencias al alza probablemente estarían justificadas por la exclusión de camas de críticos de hospitales privados y de unidades coronarias en el estudio europeo, validando en cierto modo los resultados del registro de la SEMICYUC.

Desde que en los años 50 se reconoció que el tratamiento de los pacientes más graves en áreas asistenciales específicas, que permitieran la monitorización y el soporte de la disfunción orgánica, mejoraba su supervivencia, se han desarrollado diferentes modelos de atención al paciente crítico. Desde modelos abiertos con la aportación de intensivistas como consultores, a modelos como el de nuestro país, en los que la medicina intensiva constituye una especialidad primaria, y las unidades están atendidas en su mayoría por especialistas de medicina intensiva. Aunque no exenta de debate, existe suficiente evidencia científica que pone de manifiesto que el manejo de los pacientes críticos por intensivistas influye de forma positiva en los resultados16. Algunos estudios recientes han demostrado que la presencia de un intensivista por la noche en modelos organizativos abiertos reduce la mortalidad17. Y posiblemente, en unidades cerradas, podría tener un impacto sobre otros resultados intermedios como la reducción de eventos adversos, tiempo de ventilación mecánica y estancia en UCI, que podrían incidir en los resultados finales y en la reducción de costes asociados18.

Otra de las cuestiones debatidas con relación a los modelos organizativos se centra en la atención de pacientes críticos en unidades muy especializadas frente a unidades más polivalentes, habiéndose demostrado en estudios recientes el beneficio de estas últimas19. En nuestro ámbito, los resultados del registro muestran un predominio evidente de las UCI de carácter polivalente, 78,5% (medicoquirúrgicas y coronarias) en el grupo dependiente de un SMI, y que el porcentaje de unidades especializadas representa un porcentaje bajo en estructuras independientes del SMI, siendo las más frecuentes las posquirúrgicas, las de coronarias y cirugía cardiaca.

Los resultados muestran que en los 237 centros sanitarios encuestados el número de camas de críticos de pacientes adultos, excluyendo las unidades de ictus, es de 4.738, de las cuales 3.345 dependen de los SMI y el resto se distribuyen en número variable entre diferentes especialidades. Estos datos suponen que un 71% de las camas de críticos de adultos registradas dependen de un SMI, contrastando con otras cifras reportadas previamente20.

Conclusiones

Se considera la necesidad de disponer de registros oficiales y fiables que permitan conocer de forma dinámica los recursos disponibles para la atención de pacientes críticos, así como de definiciones consensuadas sobre los modelos de atención que permitan comparar la práctica clínica y los diferentes modelos organizativos.

Los resultados de este estudio demuestran que el 71% de las camas disponibles en las unidades asistenciales que atienden a pacientes adultos graves medicoquirúrgicos son dependientes de los SMI y, en su mayoría, son polivalentes.

Conflictos de intereses

En el momento de la encuesta, María Cruz Martín, Cristóbal León, José Cuñat y Frutos del Nogal eran vocal representante de las sociedades autonómicas, presidente, vicepresidente y vicesecretario de la SEMICYUC, respectivamente.

Agradecimientos

Agradecimientos a todos el equipo administrativo de la SEMICYUC por su trabajo e interés en este proyecto.

Anexo 1
Encuesta enviada a los jefes de servicio (correo electrónico)

¿Qué registramos? Servicios de Medicina Intensiva Españoles

Cada registro hace referencia a un Servicio de Medicina Intensiva (SMI) de un centro hospitalario. La cumplimentación del registro correrá a cargo del Director o Jefe del SMI. Los SMI pueden estar formados por diferentes unidades estructurales (UCI) o áreas dentro del hospital, siempre y cuando estén a cargo del mismo director o jefe de servicio. Un hospital puede tener diferentes SMI (diferentes direcciones) y otras UC que no formen parte propiamente del SMI.

¿Qué información recoge?

Datos hospital: A rellenar por SEMICYUC

  • -

    Nombre hospital

  • -

    Dirección postal

  • -

    Provincia

  • -

    Autonomía

  • -

    Teléfono

  • -

    Fax

  • -

    Página web

Otra columna:

  • -

    Número camas hospital:

  • -

    Nivel del hospital: I, II, III

  • -

    Titularidad: pública, privada, mixta

  • -

    Universitario: sí/no

Datos SMI

  • -

    Nombre del jefe de servicio

  • -

    E-mail de contacto

  • -

    Teléfono SMI

¿Cuántas unidades conforman el SMI?:

  • 1.

    Una;

  • 2.

    Varias: ¿cuántas?: número:

Bibliografía
[1]
L. Blanch, D. Annane, M. Antonelli, J.D. Chiche, J. Cuñat, T.D. Girardh, et al.
The future of intensive care medicine.
[2]
N.A. Halpern, S.M. Pastores.
Critical care medicine in the United States 2000-2005: An analysis of bed numbers, occupancy rates, payer mix, and costs.
Crit Care Med, 38 (2010), pp. 65-71
[3]
Unidad de cuidados intensivos.
Estándares y recomendaciones.
Ministerio de Sanidad y Política Social, (2010),
[4]
Alonso P, Sainz A (coord.). Guía para la coordinación, evaluación y gestión de los servicios de medicina intensiva. Madrid; INSALUD: 1997.
[5]
N.K. Adhikari, R.A. Fowler, S. Bhagwanjee, G.D. Rubenfeld.
Critical care and the global burden of critical illness in adults.
Lancet, 376 (2010), pp. 1339-1346
[6]
C.M. Booth, T.E. Stewart.
Severe acute respiratory syndrome and critical care medicine: The Toronto experience.
Crit Care Med, 33 (2005), pp. S53-S60
[7]
A. Rodríguez, T. Lisboa, E. Díaz, J. Rello, C. León.
De la seguridad a la prevención: gripe A (H1N1), un nuevo desafío para los intensivistas.
Med Intensiva, 33 (2009), pp. 265-266
[8]
D.C. Angus, M.A. Kelley, R.J. Schmitz, A. White, J. Popovich, for the Committee on Manpower for Pulmonary, Critical Care Societies (COMPACCS).
Current and projected workforce requirements for care of the critically ill and patients with pulmonary disease: Can we meet the requirements of an aging population?.
JAMA, 284 (2000), pp. 2762-2770
[9]
J.H. Laake, K. Dybwik, H.K. Flaatten, I.-L. Fonneland, R. Kvale, K. Strand.
Impact of the post-World War II generation on intensive care needs in Norway.
Acta Anaesthesiol Scand, 54 (2010), pp. 479-484
[10]
R.C. Hyzy, S.A. Flanders, P.J. Pronovost, S.M. Berenholtz, S. Watson, C. George, et al.
Characteristics of intensive care units in Michigan: Not an open and closed case.
J Hosp Med, 5 (2010), pp. 4-9
[11]
H. Wunsch.
Is there a starling curve for intensive care?.
Chest, 141 (2012), pp. 1393-1399
[12]
A. Rhodes, P. Ferdinande, H. Flaatten, B. Guidet, P.G. Metnitz, R.P. Moreno.
The variability of critical care bed numbers in Europe.
Intensive Care Med, 38 (2012), pp. 1647-1653
[13]
R. Moreno, D. Reis Miranda.
Nursing staff in intensive care in Europe: The mismatch between planning and practice.
Chest, 113 (1998), pp. 752-758
[14]
H. Wunsch, D.C. Angus, D.A. Harrison, O. Collange, R. Fowler, E.A. Hoste, et al.
Variation in critical care services across North America and Western Europe.
Crit Care Med, 36 (2008), pp. 2787-2793
[15]
B.G. Carr, D.K. Addyson, J.M. Kahn.
Variation in critical care beds per capita in the United States: Implications for pandemic and disaster planning.
JAMA, 303 (2010), pp. 1371-1372
[16]
P.J. Pronovost, D.C. Angus, T. Dorman, K.A. Robinson, T.T. Dremisizov, T.L. Young.
Physician staffing patterns and clinical outcomes in critically ill patients: A systematic review.
JAMA, 288 (2002), pp. 2151-2212
[17]
D.J. Wallace, D.C. Angus, A.E. Barnato, A.A. Kramer, J.M. Kahn.
Nighttime intensivist staffing and mortality among critically ill patients.
N Engl J Med, 366 (2012), pp. 2093-2110
[18]
V. Campbell.
Intensive enough?.
N Engl J Med, 366 (2012), pp. 2124-2125
[19]
J.P. Lott, T.J. Iwashyna, J.D. Christie, D.A. Asch, A.A. Kramer, J.M. Kahn.
Critical illness outcomes in specialty versus general intensive care units.
Am J Respir Crit Care Med, 179 (2009), pp. 676-683
[20]
J. Navia, P. Monedero, M. Echevarría, J. Canet, L. Aguilera, J.I. Gómez-Herreras, et al.
Actividad asistencial y capacidad docente de los hospitales españoles acreditados para la formación de residentes de Anestesiología.
Rev Esp Anestesiol Reanim, 57 (2010), pp. 341-350
Copyright © 2013. Elsevier España, S.L. and SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.