Información de la revista
Vol. 40. Núm. 4.
Páginas 255-256 (Mayo 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 40. Núm. 4.
Páginas 255-256 (Mayo 2016)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.medin.2015.09.005
Acceso a texto completo
Análisis del primer, tercer y último ciclos de una secuencia de 2min de maniobras de resucitación cardiopulmonar sobre un maniquí
Analysis of the first, third and last cycles of a sequence of two-minute cardiopulmonary resuscitation maneuvers on a mannequin
Visitas
...
B. Sáncheza,b,c, M. Arbósd, M. Pachecod, M. Cerdàc,e, S. Quintanaa,b,
Autor para correspondencia
11145sqr@comb.cat

Autor para correspondencia.
a Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitari Mútua Terrassa, Terrassa, Barcelona, España
b Programa de doctorado, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
c Consell Català de Ressuscitació, Barcelona, España
d Técnico en Transporte Sanitario-Emeru, Barcelona, España
e Asesor Docente Transporte Sanitario-Emeru, Barcelona, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Director:

A finales del presente año 2015 se publicarán las nuevas guías internacionales sobre resucitación cardiopulmonar, y por el momento se ignora qué cambios aportarán, mientras, siguen vigentes las de 20101. En las mencionadas guías y como cambio relevante, respecto a las anteriores de 2005, hay un énfasis especial en la profundidad aconsejable de la compresión torácica que queda fijada entre 5 y 6cm, esto comporta un mayor esfuerzo ya que previamente se aconsejaba hundir el tórax 4,5-5cm. Asimismo se aconseja cambiar al que ejecuta las maniobras cada 2min por el cansancio que comporta y la pérdida de calidad en las maniobras en cuestión (fig. 1).

Figura 1.

Medianas de los porcentajes de profundidad de las compresiones >5cm, en los ciclos primero, tercero y último de una secuencia de 2min. Se ha utilizado el test estadístico de Friedman para datos apareados.

(0,07MB).

Dada la exigencia de la calidad y la sugerencia de cambiar cada 2min cuando hay más de un reanimador nos hemos propuesto analizar cómo se sostiene la calidad de las maniobras durante 2min de RCP. Nuestra hipótesis es que hay diferencias entre algunos de los parámetros mencionados (especialmente la profundidad) entre el primero, el intermedio y el último ciclo.

Nuestro objetivo es comparar la profundidad entre el primero, el tercero y el último de los ciclos de una secuencia de 2min.

Se llevó a cabo una selección aleatoria de 100 individuos de entre los más de 1.000 que componen el colectivo de técnicos de transporte de una empresa de transporte sanitario. De ellos 65 se mostraron dispuestos a participar y, finalmente, 55 fueron evaluados con el software «Laerdal Skill Reporting System 2.4.1» en el maniquí «Resusci Anne para RCP avanzada». Todos colaboraron de forma voluntaria y libre en el estudio, fueron informados de que serían sometidos a un examen sin especificar que era la profundidad de las compresiones torácicas el objetivo primordial. Se recogió edad, sexo y se analizó el primero, el tercero y el último de los ciclos de su ejercicio en el maniquí con el software mencionado, de allí se extraía la profundidad de las mismas en forma de porcentaje de compresiones correctas sobre el total de aquel ciclo.

El tamaño de la muestra, partiendo de la base que la diferencia entre la proporción de compresiones correctas respecto a profundidad media>5cm, del primer y último ciclo sería superior al 20%, con una desviación estándar global del 45%, con unos riesgos alfa y beta del 0,05 y 0,80, respectivamente, y con enfoque bilateral, debía ser superior a 50 individuos, estos datos se habían extraído de un análisis previo no publicado.

Estadística descriptiva con medias y desviación estándar (DE) o medianas y rango para las variables cuantitativas, según siguieran o no distribución normal; y porcentajes para las cualitativas. La comparación de parámetros se llevó a cabo con el test de Friedman para datos apareados. Se asumió diferencia estadísticamente significativa p<0,05. Se utilizó el programa SPSS® v.19.

La edad media de los 55 participantes fue de 38 años (17) y el 76% eran varones. Todos habían realizado el último curso de recertificación en el año previo, con un intervalo medio de 5 meses (4).

La mediana del porcentaje de compresiones >5cm fue de 40,0 (rango: 0-100) en el primer ciclo, 16,7 (rango: 0-100) en el tercero y de 0,0 (rango: 0-100) en el último ciclo (p<0,001) (fig. 1); (la frecuencia aplicada en las compresiones fue de 122 en el primer ciclo y de 117 en el tercero). No se encontraron diferencias en estas variables por edad ni sexo.

Lo más destacable de nuestro trabajo es el hecho de objetivar que la calidad de las maniobras que se ofrece por parte del personal de transporte sanitario no solo empeora significativamente a la mitad y al final de los 2min, sino que además no alcanza en términos de profundidad el nivel recomendado de al menos 5cm, ya desde el inicio de las mismas. Así, en un primer ciclo de maniobras sobre el maniquí, el percentil 50 de la muestra se halla en el 40% de compresiones correctas respecto a profundidad y 2min más tarde, más de la mitad de los ejecutantes tienen 0% de compresiones con profundidad>5cm. Con lo que aparte del cansancio puede atribuirse a una carencia en formación o a una situación de inercia respecto a lo aconsejado en las guías previas.

Estos resultados podrían tener, además, una importante relevancia clínica, dado que existe una relación directa entre el pronóstico de los individuos en PCR y la calidad de las compresiones torácicas realizadas2. La fatiga acumulada a lo largo de 2min de maniobras sin cambiar al reanimador es probablemente una causa del deterioro en la profundidad de las compresiones torácicas. Diversos autores han analizado la relación entre fatiga y calidad en las compresiones torácicas; así en el año 19983, con unas guías menos exigentes desde el punto de vista del esfuerzo físico en general y de la profundidad de la compresión torácica en particular, se describió la relación entre fatiga y deterioro en la profundidad de las compresiones torácicas. Con una muestra más grande Zhang et al.4 encuentran diferencia entre los 2 sexos, y concluyen que es aconsejable cambiar al reanimador antes de que aparezca la fatiga.

Recientemente, parte del mismo equipo investigador (B. Sánchez y S. Quintana) han publicado un artículo5 en que también se relaciona la aparición de la fatiga con el paso del tiempo y el índice de masa corporal, concluyendo, como los autores previamente mencionados, que en función del sexo, o más específicamente del índice de masa corporal, sería adecuado el recambió del reanimador a intervalos más cortos, o en todo caso antes de que aparezca la fatiga. Además, algunos autores discuten la evidencia de la decisión de aumentar la profundidad aconsejada de las compresiones torácicas6.

Como conclusiones, nosotros aportamos que la calidad de las compresiones torácicas en condiciones experimentales, es insuficiente en cuanto a la profundidad desde el inicio, y disminuye a lo largo del tiempo de maniobras, en parte debido al cansancio, así como la sugerencia de acortar este periodo de 2min. Se debería aconsejar de manera genérica que el recambio del reanimador se debería hacer antes de la aparición de la fatiga.

Finalmente, quedamos a la espera de las nuevas guías e interesados en ver si aportan algún cambio en estos aspectos, dado que en el avance no definitivo del ILCOR, se menciona que la profundidad aconsejada podría disminuirse otra vez7.

Financiación

Este trabajo no ha recibido ningún tipo de financiación.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
J.P. Nolan, J. Soar, D.A. Zideman, D. Biarent, L.L. Bossaert, C. Deakin, For ERC Guidelines Writing Group, et al.
European Resuscitation Council. Guidelines for Resuscitation 2010 Section 1. Executive summary.
Resuscitation, 81 (2010), pp. 1219-1276
[2]
R.P. Lukas, J.T. Gräsner, S. Seewald, R. Lefering, T.P. Weber, H. van Aken, et al.
Chest compression quality management and return of spontaneous circulation: A matched-pair registry study.
Resuscitation, 83 (2012), pp. 1212-1218
[3]
F.J. Ochoa, E. Ramalle-Gómara, V. Lisa, I. Saralegui.
The effect of rescuer fatigue on the quality of chest compressions.
Resuscitation, 37 (1998), pp. 149-152
[4]
L. Zhang, L. Yan, S.F. Huang, X.J. Bai.
Correlations between quality indexes of chest compression.
World J Emerg Med, 4 (2013), pp. 54-58
[5]
B. Sánchez, J. Trenado, E. Piacentini, E. Romay, M. Cerdà, O. Grima, et al.
Low compliance with the 2minutes of uninterrupted chest compressions recommended in the 2010 International Resuscitation Guidelines.
J Crit Care., 30 (2015), pp. 711-714
[6]
I.G. Stiell, S.P. Brown, J. Christenson, S. Cheskes, G. Nichol, J. Powell, et al.
What is the role of chest compression depth during out-of-hospital cardiac arrest resuscitation?.
Crit Care Med, 40 (2012), pp. 1192-1198
[7]
[consultado 20 Ago 2015]. Disponible en: http://www.medicina-intensiva.com/
Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U. y SEMICYUC
Idiomas
Medicina Intensiva

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.